Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría y los consejeros autonómicos cierran este miércoles el orden del día de la Conferencia de Presidentes

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría se reunirá este miércoles con los consejeros de Presidencia de las Comunidades Autónomas para cerrar el orden del día y las propuestas que se discutirán en la Conferencia de Presidentes del próximo día 17.
A la reunión, prevista a las 16.30 horas, acudirá también el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. El asunto central de la Conferencia será la reforma del sistema de financiación autonómica.
La sexta Conferencia de Presidentes arrancará el próximo martes 17 de enero a las 9 de la mañana en el Senado sin un desayuno previo ni almuerzo con el Rey, como sí se organizó en todas las ediciones anteriores salvo la primera.
Según han confirmado a Europa Press fuentes oficiales, Felipe VI no tendrá un contacto con los participantes en esta Conferencia ni habrá foto de familia, aunque no se precisan los motivos. Cabe señalar que el Gobierno quiere reforzar el carácter práctico y de trabajo, no protocolario ni extraordinario, de esta reunión entre Mariano Rajoy y los presidentes autonómicos. Además, es la primera vez que van a faltar dos de los convocados: el 'lehendakari', Iñigo Urkullu, y el presidente catalán, Carles Puigdemont.
En las Conferencias anteriores, Felipe VI acompañó a su padre siendo aún príncipe en los desayunos o comidas que se organizaron en el Palacio Real o en el Senado. Esta vez, sin embargo, los presidentes se sentarán directamente en la mesa de trabajo a las 9 de la mañana con la intención de terminar el debate y aprobar diversos documentos sobre las cinco de la tarde. Se prevé una comida ligera en el mismo lugar del encuentro, el Salón de Pasos Perdidos del Senado.
Será así un encuentro sin el Rey y también sin la presencia por primera vez de los presidentes catalán y vasco, salvo que en la semana que resta cambien de idea. Carles Puigdemont e Iñigo Urkullu mantienen su intención de no participar en un foro al que sí han acudido todos sus antecesores, porque reivindican una relación bilateral con el Gobierno.
ORDEN DEL DÍA
Sáenz de Santamaría ha explicado públicamente que la Conferencia debe ser un órgano ordinario de encuentro entre el Gobierno central y los autonómicos y "cambiar su filosofía y la trascendencia de sus decisiones". De hecho, en la próximo reunión se quiere aprobar un reglamento de funcionamiento para el futuro, que incluya la participación del Senado en el seguimiento de los asuntos acordados.
"La Conferencia de Presidentes no puede limitarse a ser una reunión ocasional, con un magnífico protocolo y pocos resultados. Tampoco puede resolverse y ser una mera yuxtaposición de los problemas que aquejan a cada uno, sino dirigirse a procurar soluciones", dijo el 1 de diciembre en su comparecencia ante la Comisión Constitucional del Congreso.
La reunión del día 17 tendrá una primera parte deliberativa, de debate, y una segunda en la que se votarán documentos sobre los asuntos discutidos.
CATALUÑA Y EUSKADI, INFORMADAS
El asunto central de la Conferencia será la reforma del sistema de financiación autonómica, que reivindican todos los gobiernos, pero también se debatirá sobre la sostenibilidad de los servicios sociales como educación, sanidad y la dependencia, la búsqueda de un gran pacto educativo, el problema demográfico, el bono social eléctrico o la agenda europea y las infraestructuras.
De todo ello se discutirá y se aprobarán documentos sin la presencia de dos autonomías, que tampoco participaron en la primera reunión preparatoria, el pasado 21 de diciembre, y que probablemente no lo harán tampoco en la segunda, prevista para este miércoles 11 de enero.
Pese a ello, el Gobierno ha informado a ambas de los trabajos que lleva adelante con el resto de autonomías, "por lealtad institucional" y porque no da por cerrada todavía la puerta, según el secretario de Estado de Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro.
"Si Cataluña y País Vasco quieren resolver los problemas de sus ciudadanos, de sus dependientes, los problemas educativos, sanitarios, tienen que venir a la Conferencia de Presidentes. No tiramos la toalla", dijo el mes pasado.
Este martes, en Barcelona, se reunirán la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el número dos de la Generalitat de Cataluña, Oriol Junqueras, y quizá se pueda saber si hay alguna posibilidad de que Puigdemont finalmente acuda a la Conferencia.