Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez y Rajoy se recriminan la corrupción de sus partidos en una pregunta del Ebro

No estaba previsto que en la sesión de control al Gobierno se hablara de los casos de corrupción más graves que afectan a PP y PSOE, sin embargo, el fuego cruzado entre ambos dirigentes ha sido de alta intensidad. La pregunta de Pedro Sánchez era sobre la visita del presidente Rajoy a las zonas inundadas, aunque con posterioridad quiso cambiarle la pregunta sobre el sumario de la Gurtel, algo que le negaron. Pese a todo, el líder de la oposición ha acusado a Rajoy de esconderse y de no tener sensibilidad con los problemas de la ciudadanía. "Mientras usted calla tenemos un ministro de Justicia que amenaza al juez instructor de la Gürtel y tenemos un ministro de Hacienda que lo que hace es no colaborar con la Justicia y utilizar de forma partidista a la Agencia Tributaria", se ha quejado el secretario general del PSOE. Acto seguido ha preguntado a Rajoy si como presidente del Partido Popular ha pagado los 245.000 euros de fianza que el juez Ruz ha impuesto al PP por los delitos que recoge la trama Gürtel. El presidente de la Cámara, Jesús Posada le ha recordado a Rajoy que no tenía "obligación" de contestar a otras cuestiones que no estén referidas a la pregunta que figura en el orden del día. "Así lo haré y no le pediré al señor Sánchez explicaciones por los 850 millones de los ERE de Andalucía", ha respondido el presidente del Gobierno, sacando a relucir en su respuesta el caso de los ERE fraudulentos que afecta al PSOE andaluz. De hecho, Rajoy ha aprovechado para recordadar los más 250 imputados que hay por este caso y ha recalcado la "falta de explicaciones" por parte de la presidenta andaluza, Susana Díaz. El presidente, ha denunciado también que tras las crecidas del Ebro fuera a Zaragoza a "criticar a todos". "Quiso retirar la pregunta que me había hecho porque veía que ya no podía hacer nada", ha afirmado, para pedir a Sánchez que no haga "campañas a costa del sufrimiento de la gente".