Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez se cuela en el debate de Podemos: "Lo duro fue ver a Pablo Iglesias votando no a un gobierno progresista"

Expresa su "preocupación" por el "silencio" de Rajoy sobre la corrupción, porque "quien calla, otorga"
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha introducido este miércoles en medio del debate de Podemos a través de las redes sociales acerca de la "dureza" que tiene que exhibir la formación morada para atraer al electorado tras la pérdida de un millón de votos.
"Lo duro fue ver a Pablo Iglesias votando no junto a Mariano Rajoy a un gobierno progresista", ha sentenciado ante un centenar de personas en una céntrica plaza de Vilalba, el municipio lucense que vio nacer al fundador del PP, Manuel Fraga, y que este miércoles también ha visitado el jefe del Ejecutivo en funciones.
Por tanto, tras mostrarse crítico con la "profundidad ideológica" de la "nueva política", el dirigente socialista ha puntualizado que "más que dureza", su petición a Podemos es de "generosidad" para construir "un gobierno de cambio alejado de la desigualdad y la corrupción".
Apenas media hora más tarde, en otro mitin en As Pontes de García Rodríguez (A Coruña) para arropar al candidato socialista a la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, Sánchez ha vuelto a abordar la situación política estatal al justificar de nuevo su "no" a la investidura de Rajoy.
"ESPAÑA NECESITA UN GOBIERNO"
"No se puede acusar al PSOE de ser irresponsable por intentar formar un gobierno en el que cree y no apoyar un gobierno en el que no cree", ha incidido, para dejar claro que su "responsabilidad" es "con los millones de votantes" que apostaron por "el cambio" en La Moncloa.
Así pues, frente a más de 700 personas, ha defendido también que "España necesita un gobierno con urgencia" pero siempre que éste sea "limpio, dialogante, creíble y social". "Y nunca lo será un gobierno presidido por el PP", ha zanjado.
Con esta convicción, y entre reivindicaciones de la importancia de la "coherencia" y de mantener la palabra en política, el líder socialista se ha reafirmado en su negativa a apoyar a Rajoy.
Finalmente, ha expresado su "preocupación" ante el "silencio" del presidente del Gobierno en funciones ante los casos de corrupción en su partido. "Me preocupa porque quien calla, otorga", ha advertido.