Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rull: si Mas no es presidente "los catalanes tendrán que volver a hacer de árbitros"

Josep RullEFE

El coordinador general de CDC, Josep Rull, ha asegurado este sábado que si el presidente de la Generalitat, Artur Mas, no es investido presidente "los ciudadanos de Cataluña tendrán que volver a hacer de árbitros" en unas nuevas elecciones, un escenario que no quiere y está convencido de que no llegará a producirse.

En declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press, ha afirmado: "Es un escenario que no queremos, no deseamos y estamos convencidos de que no se producirá", y ha remarcado su convencimiento de que JxSí y CUP llegarán a un buen acuerdo en el que nadie renuncie a sus activos.
Unas afirmaciones en la línea de las del conseller de Territorio de la Generalitat, Santi Vila (CDC), este viernes en las que dijo: "Sin Mas como presidente, no habrá más alternativa que concurrir a elecciones".
Rull ha asegurado que no renunciarán a Mas, "un activo muy importante para consolidar este espacio soberanista ganado y ensancharlo", y lo ha considerado básico para entender qué pasa en Cataluña y dotar al proceso de prestigio interno e internacional.
Ha remarcado que "mucha gente que ha hecho el tránsito a la independencia" lo ha hecho fiándose en la solvencia de Mas, y ha afirmado que JxSí trabaja para que sea investido presidente.
"Si Mas da un paso atrás, lo forzamos o alguno lo fuerza a dar un paso atrás, el espacio del soberanismo se reduce e imposibilita la culminación con éxito del proceso", ha remarcado Rull.
Además, ha asegurado que "no tiene sentido ofrecer en bandeja de plata" a Mas cuando tus adversarios a través de los tribunales y el Código Penal lo atacan.
Ha destacado la capacidad de Mas de hacer frente a las adversidades, "un activo extraordinario a la hora de afrontar" el proceso soberanista.