Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey Felipe VI recibe a en Comú-Podem, Ciudadanos y Podemos

Quedan 48 horas de reuniones entre el rey Felipe VI y los representantes de los grupos parlamentarios para poner fin a esta segunda ronda de consultas para proponer un candidato a la investidura. Este lunes, el rey se ha reunido con el representante de en Comú-Podem, Xavier Domènech y con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Por la tarde el monarca recibirá a Pablo Iglesias. Las reuniones terminarán el martes con Pedro Sánchez y Rajoy. Desde el PP ya han anunciado que si el monarca le vuelve a ofrecer formar gobierno, el presidente en funciones volverá a decir que no porque no tiene los apoyos necesarios.

Este lunes, el rey Felipe VI afronta la penúltima jornada de esta ronda de consultas. El monarca ha recibido al representante de En Comú-Podem, Xavier Doménech, a las 10 horas. Después se ha reubido con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y esta tarde será el turno del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias .
Un día antes de que termine la ronda de consultas, desde el PP ya han advertido de que Mariano Rajoy no cuenta con los apoyos necesarios y que volverá a declinar el ofrecimiento del monarca de someterse a la investidura.
Será, entonces, la ocasión de Sánchez, por eso, desde el PSOE y tras el comité federal ya trabajan para buscar puntos de acuerdo de cara a un pacto de gobierno con Podemos, Ciudadanos, PNV y hasta Coalición Canaria. Acuerdos que Sánchez quiere someter a la aprobación de la militancia socialista.
Los socialistas están dispuestos a tender la mano por la derecha, a Ciudadanos, y por la izquierda, a Podemos. Pero Ciudadanos insiste en que no cuenten con ellos para un acuerdo con la formación de Pablo Iglesias.
Así las cosas, el PSOE necesita una carambola. Los números no salen ni solo con Ciudadanos, ni solo con Podemos y Sánchez asegura que no buscará el apoyo de los independentistas. Parece, por tanto, que confía en que alguna abstención voluntaria le facilite la investidura.
EL rey recibe a  Xavier Domènech, de En Comú-Podem