Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rato se queja ante el juez de las "medidas extremas" a las que se le ha sometido

El exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, se ha quejado este miércoles ante el juez madrileño Antonio Serrano-Arnal de las "medidas cautelares extremas" a las que se le ha sometido y ha agregado que, el elevado grado de publicidad concedido a la investigación abierta en su contra ha perjudicado a su reputación y le ha provocado daños profesionales y familiares. Tras dejar el juzgado, Rato ha retomado sus vacaciones en la isla de Palma de Mallorca. Su llegada al aeropuerto palmesano ha sido captada en exclusiva por reporteros de Mediaset España. El expresidente del FMI se ha negado a responder a los periodistas sobre sus planes en la capital mallorquina.

Rato ha leído en el Juzgado, donde se ha negado a declarar y ha permanecido poco más de 20 minutos, un breve comunicado en el que ha trasmitido su "actitud constructiva y de colaboración" con la Justicia.
Ha explicado que la decisión de no contestar a las preguntas del juez, la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado ha venido motivada por desconocer "los hechos" de los que se le acusa. Debía responder a las acusaciones formuladas por la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) que apuntan a que empleó un "complejo entramado societario" para cometer hasta cinco delitos fiscales y blanqueo de capitales.
El que fuera presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) no ha querido hablar hasta conocer el contenido de un nuevo informe que prepara la oficina antifraude tras analizar la documentación intervenida en su domicilio y despacho profesional el pasado mes de abril.
El exvicepresidente 'popular' también se ha referido a la declaración prestada el pasado lunes por la inspectora jefe de la ONIF, Margarita García Valdecasas, y ha resaltado que la responsable calificó como "sospechas o conjeturas tempranas" los indicios en su contra.