Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera pide a Sánchez que antes de llamar a otros partidos hable con sus barones para definir la postura del PSOE

Instará al PP y al PSOE a sentarse a negociar tras las elecciones vascas y gallegas
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha aconsejado este lunes al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que antes de llamar a los líderes de otras fuerzas políticas, hable con los barones socialistas para ver si su partido puede adoptar una postura unificada respecto a la formación de gobierno.
"La primera ronda de contactos que tendría que hacer es con sus barones territoriales. No sé si conseguiría mayoría o no, pero antes de llamar a los demás, que escuche lo que dicen sus barones", ha manifestado tras señalar que Sánchez no ha sido propuesto por el Rey como candidato y que tampoco él ha dicho que lo quiera ser en este momento.
En un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum, Rivera ha recordado que líderes territoriales socialistas como Susana Díaz, Javier Lambán o Guillermo Fernández-Vara han advertido de que un gobierno apoyado solo por 85 escaños es "inviable", una opinión que ha dicho compartir.
"Si luego el PSOE tiene una propuesta alternativa que une a los socialistas, que nos la diga. Lo que no puede ser es que para esquivar la crisis interna de su partido con ideas felices y con no candidaturas, nos diga a los demás que si bloqueamos", ha añadido, refiriéndose a la petición de Sánchez de que Ciudadanos y Podemos, con los que querría pactar, no se veten mutuamente.
MESA A TRES CON PP Y PSOE
El líder de la formación naranja ha insistido en su propuesta de una negociación entre el PP, el PSOE y Ciudadanos y ha invitado a ambos partidos a sentarse a la mesa inmediatamente después de las elecciones autonómicas gallegas y vascas del 25 de septiembre, ya sea con C's o bilateralmente.
"Estoy dispuesto a sentarme en la mesa con los que no se hablan, con los que no llegan a acuerdos", ha afirmado, instando a Sánchez y al jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, a demostrar "coraje", "cintura" y "sentido común" porque en democracia "ceder y acordar es condición sine qua non para ser un líder político".
"Si quieren que esté Ciudadanos, estaremos; y si no, estaré encantado de observar", pero "quiero que este país se ponga en marcha", ha añadido.
Para la formación naranja, la opción preferible es que el PP gobierne en minoría con apoyos de la oposición, ya que rechaza que lo haga el PSOE "con 40 partidos políticos" --Podemos y sus confluencias territoriales-- "y con los independentistas".
Además, el presidente de C's ha reprochado al partido de Pedro Sánchez que esté "sin rumbo" y que no tenga, a su juicio, un proyecto común para todos los territorios de España. "Su único rumbo es echar al PP", ha lamentado.
Así las cosas, ha exhortado a los socialistas a negociar "con el partido que ha ganado las elecciones" y ponerle una serie de condiciones a cambio de abstenerse en una eventual investidura. O eso, "o nos condenan a una crisis institucional sin precedentes repitiendo elecciones", ha indicado.
RAJOY, PRESIDENTE "PARA UNA ESPAÑA QUE NO EXISTE"
En cuanto al PP, ha afirmado que ha sido un partido "muy importante" pero "tiene que regenerarse". A su modo de ver, Rajoy "seguramente es un presidente para una España que ya no existe", caracterizada por "las mayorías absolutas, el inmovilismo, las no reformas, la corrupción", y frente a la cual la sociedad demanda otras actitudes.
"Es el principio del fin de una etapa política", ha concluido antes de criticar que el líder del PP no haya exigido a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá que renuncie a su escaño en el Senado ahora que va a ser investigada por blanqueo de capitales, haciendo ver así que "no tiene autoridad" en su partido.
Cuando le han preguntado qué haría C's si el PSOE iniciara una negociación con el PP en la que reclamara la renuncia de Rajoy, Rivera ha respondido que si eso ocurriera, "se lo pediría el PSOE al PP". "Nosotros ya hemos pedido las 150 reformas y el pacto anticorrupción", ha dicho sobre el acuerdo firmado en agosto con los 'populares'.
Tras reiterar que su partido no participará en "ningún intento de investidura que no sea viable", ha explicado que estará dispuesto a apoyar a un candidato siempre que presente "más síes que noes", asuma las 150 reformas y "forme parte de un partido constitucionalista".
Por último, el presidente de Ciudadanos ha defendido las decisiones de su formación, que votó a favor de la investidura de Rajoy y que antes había hecho lo mismo con Sánchez. "Nosotros nos hemos implicado, con errores y aciertos", pero había que "asumir ese riesgo", ha manifestado, recalcando la importancia de explicar bien esas decisiones para que los españoles las entiendan.
En otro orden de cosas, Rivera ha valorado la pérdida de apoyo electoral de la CDU, el partido de la canciller alemana, Angela Merkel, en las elecciones municipales de este domingo en Berlín.
En su opinión, está relacionada con el crecimiento de la extrema derecha y los populismos aprovechando el debate sobre la inmigración y los refugiados y con la falta de reformas que den solución a los problemas.