Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera ve "increíble" que PP y PSOE hablen para cambiar los PGE "de forma encubierta" y no para desatascar la situación

Avisa a Sánchez de que el país no se desbloquea con "un gobierno de 85 diputados de un partido roto por la mitad"
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, considera "increíble" que PP y PSOE puedan hablar para introducir cambios en el impuesto de sociedades, "modificar los Presupuestos de forma encubierta" o incluso para cambiar la fecha de las elecciones, pero no sean capaces de sentarse para "desatascar la situación".
En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, ha afirmado que Ciudadanos conoce "algunas cosas" de las conversaciones que revela hoy el diario 'El Mundo', según el cual el Gobierno en funciones ha iniciado contactos con el PSOE para aliviar el nivel de ajuste de décficit a las comunidades autónomas, modificar el impuesto de sociedades y desbloquear la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Rivera ha admitido que hay "algunas cuestiones urgentes" de las que hablar, como modificar el impuesto de sociedades para aumentar los anticipos de las grandes empresas, y ha añadido que su partido ya estaba antes en esas conversaciones, desde que él mismo le ofreció al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, "desatascar el techo de gasto y poder cuadrar el déficit".
También ha afeado a PSOE y PP que se pongan "de acuerdo para cambiar la fecha de unas elecciones que no quieren pero en el fondo quieren" pero no para formar Gobierno "por el qué dirán" o pensando en lo que hará internamente el partido.
Así, ha afirmado que él está de acuerdo con el Rey en que España es capaz de superar las coyunturas difíciles y ha dicho tanto al PSOE como al PP que "no es momento de cálculos ni tácticas", sino de pensar en España.
A su juicio, a partir del 26 de septiembre, una vez que pasen las elecciones vascas y gallegas, se abre "una última oportunidad" de que PSOE y PP se avengan a formar una mesa de negociación para formar Gobierno. Rivera ha remarcado que entre el acuerdo que firmó con el PSOE en febrero y el que después firmó con el PP el pasado agosto hay cien medidas comunes que podrían ser la base para un Gobierno.
ACEPTARÍA AL PNV SI FIRMA LAS 150 MEDIDAS
Preguntado si está dispuesto a mantener su acuerdo con el PP en caso de que éste reciba apoyo del PNV, ha afirmado que sí, siempre que éste firme las 150 medidas que han pactado 'populares' y 'ciudadanos', pero el problema, ha añadido, es que este partido no quiere "una caja común de la Seguridad Social" y otras medidas de igualdad entre todos los españoles.
Además, ha avisado al PSOE de que su plan de gobernar con minoría no sería "desbloquear el país", porque no tiene sentido "un gobierno con 85 diputados de un partido roto por la mitad". El problema del PSOE, ha dicho, es que "primero tiene que poner de acuerdo a los suyos".
Rivera ha advertido a Pedro Sánchez de que si su plan es gobernar con los independentistas debería decírselo a los españoles y ha dejado claro que si el plan es ése él no tiene ningún problema en que le estén "dejando de lado".
En cualquier caso, ha dejado claro que él es partidario de hacer algún cambio en la Constitución para prever los "vacíos legales" y el "vacío político" que vive España desde diciembre, aunque ha admitido que el problema actual del país no es legal, sino de voluntad política.
Por último, ha defendido que la situación creada en torno a la previsible imputación de la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, hace que el pacto anticorrupción que C's ha firmado con el PP tenga más sentido. "Al PP si le dejas solo no va a luchar contra la corrupción", ha argumentado. En la misma línea, cree que Rajoy no estaría dispuesto a acabar con los aforamientos o a expulsar del partido a un imputado --cuando sus normas lo prevén en el momento del juicio oral-- si no necesitase a otro partido para gobernar.