Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rita Barberá protagoniza la jornada de campaña

Aunque toca campaña vasca, siempre hay mensaje en clave nacional. "Un fuerte apoyo al Partido Popular en estas elecciones, garantizará moderación, responsabilidad y que no empiece un camino equivocado en el País Vasco como ha ocurrido en otros lugares de España con las consecuencias que todo el mundo conoce".

Mensaje desde Bilbao del presidente del Gobierno en funciones a Podemos, al PSOE. Y mensaje a los suyos y a los que no lo son. "Tenemos un gran partido que en momentos difíciles y complejos como los que hemos vivido y estamos viviendo en este año 2016, aguanta bien, está a la altura de las circunstancias". El resto, discrepa de Mariano Rajoy. Por ejemplo, en un mitin en San Sebastián, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. "No le pide el escaño a Rita Barberá no por falta de autoridad. No se lo pide porque Barberá, como Matas, como Camps, como Granados, como Barcenas... son todos piezas de un mismo engranaje que se llama financiación irregular del Partido Popular y que él ha liderado durante estos últimos 20 años". "El señor Rajoy tenía dos opciones", añade desde Santiago de Compostela Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. "O salir a dar la cara y decir a la señora Rita Barberá que devuelva el escaño que es de los votantes de su partido y de los votantes de las Cortes Valencianas, o callarse y decir que no tiene autoridad, que es lo que ha hecho. Y estoy muy de acuerdo con el señor Rajoy. No tiene autoridad, la ha perdido toda con lo que ha hecho".

Y mientras, se sufre el bloqueo. "Y en realidad, parece una estrategia de desgaste. Porque tenemos que preguntarnos siempre a quién le interesa que nos cansemos", comentaba la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de campaña en Galicia. Animar al electorado es el objetivo y más cuando los escaños pueden depender de muy pocos votos.