Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey aboga por dar "un nuevo ímpetu" a las relaciones con Francia

Los reyes en la cena de gala en el ElíseoReuters

El Rey ha abogado este lunes por dar "un nuevo ímpetu" a las relaciones humanas, económicas y culturas entre España y Francia, apostando por la creación de "un espacio común unido desde el Mediterráneo al Atlántico", lo que generaría una "nueva dinámica de progreso y prosperidad" para ambos países y para el conjunto de Europa.

"En este proyecto común nuestras dos naciones se necesitan", ha comentado Don Felipe en un discurso durante la cena de gala ofrecida por el presidente de la República Francesa, Fraçois Hollande, con motivo de la visita de Estado de los Reyes al país galo, retomada tras ser interrumpida el pasado 24 de marzo por la tragedia aérea de Los Alpes.
En un discurso leído en español pero con partes en francés, el Rey ha comenzado precisamente rindiendo "un sentido homenaje" a las víctimas de esta catástrofe aérea, y reconociendo el trabajo realizado por los servicios de asistencia y ayuda franceses.
El terrorismo ha sido otro de los asuntos citados por Don Felipe para agradecer la ayuda gala en la "derrota de ETA", una "cercanía y hermandad" que se siente reafirmada tras los atentados yihadistas recientes que, ha recordado el monarca, han servido para que la "sociedad francesa reafirme sus derechos y libertades fundamentales que forman parte hoy del patrimonio universal".
"Nuestra experiencia en esa lucha", ha dicho sobre el combate en España del terrorismo de ETA, "nos ayuda hoy a formar un frente común contra el terrorismo yihadista, la forma más insidiosa y cruel que hoy adopta el totalitarismo".
Europa y la cohesión social
Con continuas apelaciones al proyecto europeo, Don Felipe ha recordado que el proyecto común insta a los países miembros a "lograr un mayor acercamiento a los ciudadanos". Para ello, ha reclamado que se trabaje "por un mayor crecimiento económico que impulse la creación de empleo y una mayor cohesión social", al objeto de poder "seguir impulsando los valores y principios que guían" la construcción de la Unión Europea.
El Rey se ha referido a la colaboración exterior de España y Francia en misiones militares en Mali y República Centroafricana y ha destacado la importancia del "multilateralismo" para actuar en la escena internacional. En concreto, se ha referido al ingreso de España como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, agradeciendo el "apoyo generoso" de Francia.
Como gesto recíproco, Don Felipe ha asegurado que Francia puede contar con el "firme sostén" de su vecino para conseguir "compromisos valientes y ambiciosos" en la próxima Conferencia de Naciones Unidas para el Cambio Climático, que se celebra en París el próximo diciembre. "Las generaciones futuras nos lo agradecerán si tenemos éxito y nos lo recriminarán si fracasamos. No les podemos fallar", ha enfatizado.
En un discurso con alusiones al pasado a veces conflictivo entre ambas naciones, el monarca ha concluido brindando y con sendos vivas a Francia y España, precedido de un mensaje en francés: "La amistad que traemos a Francia, el afecto y los intereses que nos unen y que rigen nuestras relaciones no cambian".