Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey expresa su pesar por la muerte de Soares y destaca su "tarea y legado político" en Portugal

El Rey Felipe VI ha enviado este sábado al presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, un telegrama en el que expresa su "profundo" sentimiento de pesar por el fallecimiento del ex primer ministro de Portugal Mário Soares a los 92 años.
"Su tarea y legado político en Portugal y su decisiva aportación al éxito de la transición democrática de la sociedad portuguesa, le convirtieron en uno de los grandes líderes portugueses y europeos del último siglo", ha señalado el Rey.
También en nombre de la reina Letizia, Felipe VI ha expresado su "apoyo y cariño" a los familiares de Soares y al "querido pueblo portugués". "Con la memoria de los gratos momentos que tuvimos la oportunidad de compartir y que siempre nos acompañarán con intensa emoción", ha añadido el monarca.
"FIGURA CLAVE"
"Unidos en el dolor con Portugal por la pérdida de Mário Soares, figura clave en la democracia europea y de alto significado para España", ha publicado la Casa Real en un mensaje en su perfil de la red social Twitter.
Soares ha fallecido este sábado a los 92 años de edad en Lisboa. Autoproclamado "socialista, republicano y laico", defendió estas ideas desde sus tiempos de estudiante de Historia y Derecho en la Universidad de Letras de Lisboa en los que inició su actividad política contra la dictadura de Salazar, que le costó 13 detenciones de la Policía política y una deportación a Santo Tomé en 1968 y después, en 1971, su exilio a París, donde fundó en 1973 el Partido Socialista Portugués.
Volvió a Portugal tras la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974, donde fue recibido como un "héroe nacional" por una multitud, y fue ministro de Exteriores en funciones, realizando las negociaciones de la independencia de las colonias portuguesas, pero dimitió poco tiempo después. Un año más tarde se convirtió el primer jefe del Gobierno elegido democráticamente en el país.