Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey avisa de que "fuera de la ley solo hay arbitrariedad, imposición y negación de libertad"

El Rey Felipe VI ha subrayado este miércoles, en el 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas después de la dictadura, que en democracia no puede emprenderse ningún camino que lleve a una "ruptura de la convivencia", que es "el bien más preciado" en una sociedad democrática y que "tiene su mayor garantía y su mejor protección" en la ley: "Fuera de la ley, solo hay arbitrariedad, imposición, inseguridad y, en último extremo, la negación misma de la libertad", ha advertido.

"Ningún camino que se emprenda en nuestra democracia puede -ni debe- conducir a la ruptura de la convivencia, al desconocimiento de los derechos democráticos de todos los españoles o a la negación de los valores esenciales de la Europa a la que pertenecemos. Y menos aún, un camino que divida a los españoles o quiebre el espíritu fraternal que nos une", ha dicho en una sesión solemne de las Cortes con motivo del aniversario.
Y acto seguido ha recalcado que "la convivencia tiene su mayor garantía y su mejor protección en las normas que la amparan", de manera que "el respeto a esas normas, en democracia, no es una amenaza o una advertencia para los ciudadanos, sino una defensa de sus derechos".
"Dentro de la ley es donde cobran vigencia los principios democráticos, donde se deben encauzar los antagonismos y resolver los desacuerdos y las diferencias mediante el diálogo, mediante el debate", ha subrayado el jefe de Estado, antes de añadir que, "fuera de la ley", solo hay "arbitrariedad, imposición, inseguridad y, en último extremo, la negación misma de la libertad".
"Como señala una antigua cita, 'la libertad sigue siempre la misma suerte que las leyes: reina y perece con ellas'", ha remachado, en una frase que ha sido interrumpida por aplausos del Hemiciclo.
SIN CITAR AL DESAFÍO CATALÁN
Las apelaciones al respeto a la ley han sido frecuentes en una conmemoración que coincide con la aceleración del desafío independentista por parte de la Generalitat de Cataluña, aunque el Rey en ningún momento ha aludido a él expresamente.
Sí ha proclamado que la "unidad nacional" española asume la "diversidad territorial de España con orgullo y coherencia" y ha recordado lo que él mismo dijo en su discurso de proclamación: "Que la diversidad está en nuestra historia y define nuestra propia identidad nacional; y que los sentimientos se deben respetar y comprender, nunca ignorar, enfrentar o dividir".
"La Constitución del 78 proclamó su voluntad de proteger a todos los pueblos de España en el ejercicio de sus culturas y tradiciones, de sus lenguas y de sus instituciones; y reconoció el autogobierno de sus nacionalidades y regiones, que son también patrimonio de todos los españoles", ha proseguido.
El Rey ha incidido en que la convivencia que fue fruto del pacto constitucional, del esfuerzo de los españoles y de sus diputados constituyentes, "tan querida, tan deseada y tan anhelada durante tantas décadas por todos; esa convivencia que fundamenta la paz, la libertad y el progreso"