Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey Juan Carlos: "Una gran pena"

El Rey, emocionado, asegura que la muerte de Adolfo Suárez es "una gran pena"cuatro.com

El Rey don Juan Carlos ha mostrado su "gran pena" tras visitar la capilla ardiente del expresidente del Congreso Adolfo Suárez en el Congreso de los Diputados. El jefe del Estado ha permanecido una media hora junto a la Reina en la sede parlamentaria, a la que también se ha acercado la infanta Elena para trasmitir su pésame a la familia del expresidente.

A su salida del Palacio de la Carrera de San Jerónimo y antes de montarse en su coche, visiblemente emocionado, el Rey sólo ha pronunciado tres palabras a petición de los informadores: "Una gran pena", ha dicho antes de montarse en su vehículo. En los asientos traseros se han sentado Doña Sofía y Doña Elena.
El presidente del Congreso y el Senado, Jesús Posada y Pío García Escudero, así como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su esposa Elvira Rodríguez, han salido al patio del Congreso para despedir a los Reyes y a la infanta.
El Rey ha impuesto este lunes a título póstumo al expresidente del Gobierno Adolfo Suárez el collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, la primera y más alta condecoración civil que se otorga en España.
En la capilla ardiente instalada en el Congreso, Don Juan Carlos se ha acercado al féretro para colocar el collar, tras lo cual ha rendido honores inclinando su cabeza ante el ataúd. Después se ha acercado a Adolfo Suárez Illana, hijo mayor del presidente fallecido, para hacerle entrega personalmente de la caja con las insignias de la condecoración y darle un abrazo.
A continuación, Don Juan Carlos y Doña Sofía han procedido a saludar afectuosamente a los miembros de la familia del expresidente del Gobierno, en presencia de las más altas autoridades del Estado presentes en el Salón de Pasos Perdidos del Congreso.
El Consejo de Ministros se ha reunido este lunes de manera extraordinaria en el Congreso de los Diputados para aprobar la concesión de este galardón a Suárez. A esa reunión, que se ha producido antes de la llegada del féretro con los restos mortales, han asistido todos los miembros del gabinete salvo José Manuel García Margallo (Exteriores) y Miguel Arias Cañete (Agricultura).
HISTORIA DEL COLLAR
Establecida por el Rey Carlos III en 1771, es la primera y más alta condecoración civil que se otorga en España. Su grado más alto, el Collar, está reservado a los miembros de la Familia Real Española, los Jefes de Estado y de Gobierno y los ciudadanos que hayan tenido durante al menos tres años la Gran Cruz, el segundo grado de la condecoración.
Se trata de la misma condecoración que se le impuso a título póstumo al primer presidente de la democracia que falleció, Leopoldo Calvo Sotelo, en 2008. También la recibieron el que fuera presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy (2009); los Reyes Harald de Noruega, Abdalá de Jordania y Mohamed VI de Marruecos, el que fuera presidente portugués, Jorge Sampaio, y otros jefes de Estado, entre otros el propio Rey Juan Carlos desde 1962, cuando aún era Infante de España.
Adolfo Suárez ya contaba con el Toisón de Oro, la máxima condecoración que otorga la Corona de España, concedida en 2007 y otorgada en vida al Duque un año después.