Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey recibirá el lunes a Ana Pastor para analizar qué pasos dar tras investidura fallida de Rajoy

El Rey Felipe VI recibirá el lunes a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, para analizar qué pasos corresponde dar a continuación de la investidura fallida de Mariano Rajoy este viernes en el Congreso de los Diputados.
El jefe del Estado recibirá a Pastor a las 12.00 horas del lunes en el Palacio de la Zarzuela, ha anunciado la Casa del Rey.
Nada más terminar la votación, Pastor ha llamado al monarca para comunicarle el resultado de la investidura --que Rajoy ha perdido por 180 votos en contra frente a 170 a favor-- y se han citado para el lunes.
En ese encuentro, ambos estudiarán cuándo sería más conveniente que el Rey volviese a citar a los partidos para explorar la posibilidad de que pudiera haber otro candidato --podría ser de nuevo Rajoy, nada lo impide-- al que encargar la formación de Gobierno.
ESPERAR A LAS VASCAS Y GALLEGAS
Varios expertos constitucionalistas consultados por Europa Press apuestan por que el Rey esperará a que pasen las elecciones vascas y gallegas.
Sea cual sea la decisión que tome el jefe del Estado, se espera que la Casa del Rey la comunique el mismo lunes, cuando concluya la audiencia con Pastor. Así ocurrió en la ocasión anterior, cuando fracasó en marzo la investidura del socialista Pedro Sánchez y Felipe VI decidió no convocar de inmediato a los partidos.
En realidad, les dio casi dos meses de plazo --el máximo que tenían-- para intentar un entendimiento, que no se consiguió. Cuando el monarca les citó para las consultas, a una semana sólo de expirar el plazo de dos meses que fija la Constitución desde la primera votación de investidura, únicamente fue para constatar que no quedaba otra alternativa que convocar elecciones.