Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno acometerá la reforma educativa a través de una ley orgánica

José Ignacio Wertcuatro.com

El Gobierno acometerá la anunciada reforma educativa a través de una ley orgánica, cuyas líneas generales han sido presentadas este viernes ante el Consejo de Ministros por el titular de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. 

Según ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo, la reforma, que espera aprobar con el mayor consenso de los grupos políticos y la comunidad educativa, persigue responder a la "preocupación principal" del Ejecutivo: conseguir que el abandono y el fracaso escolar en España se acerquen a las de la Unión Europea.
La reforma, que modificará la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006, contempla adelantar a 3º de la ESO la elección de itinerarios mediante asignaturas optativas y convertir 4º en un "curso de iniciación" con dos caminos posibles, hacia Bachillerato o hacia Formación Profesional. Una vez en FP de grado medio, se facilitará el acceso a FP de grado superior.
Tanto en ESO como en Bachillerato se reducirán el número de vías y de asignaturas optativas, porque "distraen" de las principales, y se aumentará la carga lectiva de las materias instrumentales (Matemáticas, Lengua, Ciencias e Inglés) en todos los niveles de enseñanza y principalmente en Secundaria, según ha dicho el ministro.
Además, a partir de 2º de ESO se cursarán programas de mejora del aprendizaje, mejora del rendimiento y cualificación profesional.
 Asimismo, se prevé establecer por ley la realización de evaluaciones "censales, externas y nacionales" al final de cada etapa, como parte de la "cultura de la evaluación" que quiere promover el Ejecutivo, tal y como ha explicado Wert.
Las pruebas serán diseñadas por el Gobierno en la parte de enseñanzas mínimas y por las Comunidades Autónomas en la parte restante.
 Por lo que respecta a los centros docentes, se potenciará el plurilingüismo, promover la especialización, dar una mayor autonomía para la gestión e impulsar el uso de las TIC como recursos de apoyo y la utilización compartida de plataformas digitales por autoridades educativas, centros docentes, profesores y alumnos, así como la selección de recursos digitales de calidad.