Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aplazada hasta el lunes la recusación de dos jueces reclamada por Elpidio Silva

Elpidio José Silva en el banquilloEFE

La denominada 'Sala del 77' del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha aplazado hasta el próximo lunes sus deliberaciones sobre la recusación planteada por el juez Elpidio José Silva contra dos miembros del tribunal que le juzga por presunta prevaricación en la instrucción del 'caso Blesa', según informaron fuentes jurídicas.

La Sala había comenzado este lunes a examinar el incidente de recusación instruido por el magistrado Eduardo Urbano, el único juez del tribunal que no había sido recusado por el juez Silva y tenía previsto retomar el asunto en el día de hoy, si bien finalmente la deliberación se aplaza hasta después del "puente de Mayo".
La presentación de la recusación provocó la pasada semana la suspensión del juicio seguido contra el que juez que envió en dos ocasiones a prisión a Miguel Blesa y ordenó la incautación de sus más de 8.000 correos electrónicos corporativos.
El instructor ha recabado los informes en contra del fiscal jefe del Tribunal Superior de Madrid (TSJM), Manuel Moix, y los magistrados Arturo Beltrán y María Tardón, cuya imparcialidad ha sido puesta en entredicho por el acusado.
El ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa y el exjefe de la patronal Gerardo Díaz Ferrán han reclamado también rechazar la petición de Silva al entender que se trata de un "nuevo fraude" para "dilatar al máximo" el juicio, en el que se enfrenta a una petición fiscal de 30 años de inhabilitación y que se celebra en medio de su precampaña electoral como cabeza de lista del Movimiento Red.ç
Silva ha solicitado que se aparten del tribunal los magistrados Arturo Beltrán, por no aceptar la renuncia de su abogado Cándido Conde-Pumpido y por permitir la presencia en el tribunal de la magistrada María Tardón, quien había formado parte de la Asamblea General de Caja Madrid. A ambos les recusó y además demandó en un juzgado de Madrid.