Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Espinar dice que vendió el piso porque no podía asumir la hipoteca

Ramón Espinar, el senador de Podemos, ha tenido que explicar en rueda de prensa por qué y cómo se compró una vivienda joven de protección pública en 2010 para venderla pocos meses después. Según sus cálculos con la operación ganó 19.000 euros y pudo adquirirla gracias al dinero de su madre, su abuela y su padre. Ha dicho que empezó a pagar la vivienda, de 60 metros cuadrados, con una habitación y dos plazas de garaje, en 2007. Dio una entrada de 52.000 euros y subrogó una hipoteca de 92.000. El precio final fue de 146.224 euros. Nueve meses después de recibir las llaves la vendió porque no podía afrontar la mensualidad de la hipoteca y lo hizo, asegura, con permiso de la Comunidad de Madrid y al precio que esta fijó. Su casa no salió a sorteo, se la adjudicó la promotora con el único requisito de no tener más de 35 años. Entonces tenía 23 y solo ingresaba el importe de una beca de estudiante. El padre de Espinar, también Ramón Espinar, es socialista y fue presidente de la Asamblea de Madrid y está encausado por las tarjetas black. Espinar hijo perteneció a Juventud Sin Futuro, un movimiento muy crítico con la especulación urbanística y defensor de la ocupación. Desde su cargo de senador y diputado autonómico es uno de los más combativos en la defensa de la vivienda protegida. Sus compañeros lo defienden. Este fin de semana se juega el poder en Madrid frente al sector errejonista de Rita Maestre.