Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy avisa: "Si una parte de un Estado se separa se convierte en un tercero para la UE"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sesión de controlEFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha avisado de que los 28 países de la Unión Europea no están por la labor de dar "facilidades" para su integración en el club europeo a los territorios como Escocia o Cataluña que han iniciado procesos de independencia si estos culminan con éxito para sus promotores.

Así se ha pronunciado Rajoy en el Pleno del Congreso en respuesta al portavoz del PNV, Aitor Esteban, quien le ha preguntado si el Gobierno facilitaría la integración de Escocia en la UE en el caso de que se imponga el 'sí' el referéndum independentista convocado para este jueves.
Rajoy le ha recordado que es "una evidencia" que los Tratados de la Unión y los distintos líderes europeos han dejado ya claro que si "una parte de un Estado de separa se convierte en un tercero respecto de la Unión Europea" y desde ese momento "no se le aplica nada del acervo comunitario". El presidente ha citado, en concreto, la libertad de circulación de personas, capitales y mercancías, la moneda y el Banco Central Europeo.
El jefe del Ejecutivo ha reconocido que esos territorios separados de un Estado miembro pueden pedir su entrada en la UE, "si actúan dentro de la legalidad", pero que, si lo hacen, ese proceso puede durar "años" y siempre requerirá "el acuerdo unánime" de los Estados europeos".
"He hablado con los representantes de los 28 y entusiasmo por estos procesos, ninguno, porque se entiende que son malos para la región de que se trate, el Estado (afectado) y el conjunto de la UE porque afectan al bienestar de los ciudadanos. Por tanto, facilidades para quienes se integren en este tipo de procesos, me temo que muy pocas por parte de los 28", ha sentenciado.
Además, tras marcar las diferencias entre el proceso abierto en Escocia y el que se impulsa en Cataluña, y recalcar los negativos efectos económicos que tendría una eventual independencia --ha mencionado la deuda pública y el pago de las pensiones--, Rajoy ha incidido en que la integración europea de los territorios surgidos de una secesión "va a ser muy difícil se admita, aquí y en cualquier lugar".