Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ministros de Rajoy ya estudian las 45 peticiones de Puigdemont e intensificarán sus visitas a Cataluña

El presidente catalán entregó en abril de 2015 un total de 46 reclamaciones a Rajoy, empezando por la celebración de un referéndum
Los ministros de Mariano Rajoy ya tienen encima de la mesa las 45 peticiones que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, entregó el pasado 20 de abril al jefe del Ejecutivo en el encuentro que ambos mantuvieron en el Palacio de la Moncloa. Además, intensificarán sus visitas a Cataluña, según han indicado fuentes gubernamentales.
Con este gesto, quieren quiere dar credibilidad a la oferta de diálogo que ha lanzado el Gobierno del PP y que repiten en todas sus intervenciones públicas tanto Rajoy como la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.
Puigdemont entregó a Rajoy en su reunión del año pasado un documento con 46 reclamaciones, que arranca por la celebración de un referéndum vinculante en Cataluña que dé "respuesta política a un mandato democrático". Ésta es la única petición que el Ejecutivo de Rajoy ha dejado fuera del listado y no está dispuesto a estudiar por entender que la soberanía de los españoles es una decisión de todos.
LA JUDICIALIZACIÓN DE LA POLÍTICA
En las otras 45 peticiones recogidas en el documento se incluyen medidas sobre políticas sociales, política fiscal y financiera y un amplio capítulo sobre lo que el dirigente catalán denomina "incumplimientos" del Estado con Cataluña, invasión de competencias autonómicas "e interferencias en la acción de gobierno". Esas reclamaciones se han distribuido entre los distintos Ministerios para ver si es posible llevarlas a cabo o buscar una solución que satisfaga a ambas partes, han indicado las mismas fuentes.
En ese texto, Puigdemont también pide evitar la judicialización de la política a través del respeto a la autonomía local y a sus cargos electos abandonando la persecución por parte de la Delegación del Gobierno contra consistorios y municipios que han manifestado su apoyo a decisiones aprobadas en el Parlament.
Ante esta última demanda, Sáenz de Santamaría se ha mostrado dispuesta a reducir la litigiosidad en los tribunales con más negociación en las comisiones bilaterales. Igualmente, ha ofrecido más diálogo a las comunidades autónomas potenciando la Conferencia de Presidentes, reforzando las conferencias sectoriales y aumentando la comunicación a través de los delegados del Gobierno.
MÁS VISITAS A CATALUÑA
Asimismo, el Gobierno de Mariano Rajoy intensificará en esta nueva etapa de diálogo sus visitas a Cataluña y, de hecho, Sáenz de Santamaría ya ha inaugurado el despacho que tiene en la Delegación del Gobierno y ha viajado todas las semanas a esta comunidad.
La vicepresidenta volverá este mismo sábado a Barcelona, si bien en este caso será para participar en un acto del PP con motivo de la Ponencia de Economía y de Administración Territorial que coordina el vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas.
Y los ministros también tienen la orden de Mariano Rajoy de aumentar sus visitas a Cataluña y visualizar así la política de mano tendida del Gobierno del PP. El ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, ha asegurado este viernes que son los ciudadanos los que apreciarán las "diferencias" entre una política de diálogo para "escuchar y tomar decisiones en común" que afectan a todos y la política que practican aquellos que "no quieren ir" a la Conferencia de Presidentes.
"Nuestro diálogo es con los ciudadanos y ellos son los que al final juzgarán cuáles son las actitudes correctas y cuáles son las actitudes equivocadas", ha aseverado el ministro en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.