Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy defiende la legitimidad de las urnas para gobernar frente a la presión de la calle

El presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, ha incidido en que es en las elecciones democráticas donde los pueblos eligen a sus representantes para ejercer la "responsabilidad de Gobierno", defendiendo así su legitimidad en un momento en el que la oposición reclama su dimisión, tras las declaraciones ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz del extesorero del PP Luis Bárcenas, quien ha desvelado una supuesta financiación ilegal de este partido.

Durante el acto de inauguración del la reunión del Grupo de Reflexión sobre el Futuro de la Unión Europea, que se celebra este viernes y sábado en Palma de Mallorca y en la que participan 17 ministros de Asuntos Exteriores, Rajoy ha incidido en que el aumento de la "legitimidad democrática" que suponen las elecciones es "aún más importante" si se tiene en cuenta que a nivel europeo, la crisis económica ha tenido "devastadores efectos no sólo económicos, sino también graves consecuencias políticas que amenazan con dar pábulo al euroescepticismo" y a la aparición de "ciertas formas de populismo".
"Todos sabemos que la democracia de la Unión Europea emana de la cultura democrática de cada uno de sus Estados miembros", ha recalcado, al tiempo que ha estimado que el "reforzamiento" de las instituciones europeas es "más oportuna y necesaria que nunca".
Así, Rajoy ha estimado que las elecciones al Parlamento europeo de 2014 constituye una "cita clave" para el futuro de la UE ante "los ojos del mundo", al tiempo que ha augurado que "abrirá una ventana de oportunidad para impulsar con la máxima transparencia posible el debate sobre el futuro económico de Europa".
En este sentido, para el presidente del Gobierno, es responsabilidad de los políticos recordar a los ciudadanos de manera "clara los beneficios y ventajas que les reporta la integridad en la UE en su día a día".
"Mayor control y mayor rendición de cuentas"
Además, ha agregado que si las instituciones asumen cada vez más competencias para revisar el presupuesto o liquidar una entidad bancaria, se desprende que éstas deben someterse a un "mayor control y a una mayor rendición de cuentas".
De esta manera, el líder del Ejecutivo central ha defendido que el proceso de construcción de la UE "no debe detenerse sea cuales sean los desafíos a los que se enfrente", por lo que, a su juicio, debe "continuar avanzando", pese a que constituya un "desafío político de primer orden ante la compleja coyuntura que nos ha tocado vivir".
No obstante, ha remarcado que la actual situación económica supone una "brillante oportunidad", por lo que, en su opinión, "debemos hacer de la necesidad virtud y hay que aprovechar al máximo la crisis para reforzar y fortalecer las instituciones europeas y nacionales".
"Nuestro compromiso reformista debe ser inquebrantable", ha reseñado.
En esta línea, Rajoy ha estimado que entre todos, "debemos dar una continuidad a una Europa fuerte y unidad y debemos trabajar para un renovado impulso al proceso de integración política y económica acercándolo a la ciudadanía", teniendo en cuenta que, a su juicio, esto se trata de una "ineludible responsabilidad histórica no sólo para los padres del proyecto europeo, sino también para las generaciones actuales y venideras".