Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy defiende su "magnífica" reforma fiscal

Sesión de control al GobiernoEFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que la reforma fiscal que ha diseñado el Ejecutivo es una "magnífica reforma", que bajará impuestos a los contribuyentes y servirá para impulsar el crecimiento económico y el empleo, un argumento que no ha convencido al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que le ha advertido de que esta reforma acabará por traducirse en más recortes sociales.

Durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso, Rajoy ha defendido su reforma fiscal, insistiendo en que implicará una rebaja media en el IRPF del 12,5%, "llegando incluso al 30% en algunos casos, fundamentalmente en las rentas medias y bajas".
El líder de la oposición, por su parte, ha recordado al presidente que el IRPF es uno de los 50 impuestos que ha subido el Gobierno en esta legislatura, y le ha avisado de que la reforma planteada dificultará el cumplimiento de los objetivos de déficit. "Habrá problemas con el déficit y volverán a apretar a las comunidades autónomos para que haya recortes sociales", ha denunciado.
Montoro tiende la mano
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha tendido la mano al resto de formaciones políticas para buscar "zonas de entendimiento, coincidencias y puntos de encuentro" en torno a la reforma fiscal.  
"Tenemos campo, materia para entendernos", ha señalado el ministro en la sesión de control al Gobierno en respuesta a una pregunta del diputado de CiU Josep Sánchez-Llibre.
Montoro, que cree que la reforma mejorará durante su tramitación parlamentaria, ha invitado al político catalán a tener una disposición "favorable, positiva y constructiva" a la propuesta del Gobierno, pero desde CiU se ve la reforma fiscal como "muy poco ambiciosa", sobre todo en lo que se refiere a la lucha contra el fraude y la economía sumergida.