Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy destaca la "capacidad de adaptación" de España y Portugal para salir de la crisis: "Hemos superado esta prueba"

Las conexiones ferroviarias, entre ellas Oporto-Vigo, y el mercado energético, claves para los empresarios de ambos países
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado este martes que Portugal, igual que España, "ha tenido que hacer frente en los últimos años a una crisis económica muy dura", que "puso a prueba la capacidad de adaptación" de ambos sistemas económicas y las empresas de ambos estados. "Hoy podemos decir que hemos superado esta prueba", ha reivindicado.
En la segunda jornada de la cumbre hispano-lusa, en el marco de un seminario empresarial organizado por la CEOE y la CIP, Rajoy ha felicitado a Portugal y a sus empresas, y también a los ciudadanos portugueses "por el esfuerzo realizado y las reformas emprendidas". "Gracias a ello hoy crece y crea empleo", ha apostillado.
De hecho, más adelante en su intervención, Mariano Rajoy ha dado la enhorabuena a Portugal por haber salido recientemente del procedimiento abierto por Europa por el déficit excesivo.
"AMBICIOSA AGENDA REFORMISTA"
En cuanto a España, Rajoy ha señalado que "gracias a la ambiciosa agenda reformista" implementada desde 2012 la situación ha dado un "giro de 180 grados". En este sentido, ha apuntado a algunos indicadores económicos como el de crecimiento del PIB, al 3,2% a cierre de 2017.
Según ha augurado, España seguirá creciendo en 2017, "al menos al 2,7%", algo que era "impensable" hace cuatro años. Todo esto lo ha atribuido en buena parte al comportamiento del sector exterior, y ha valorado los datos de la primera EPA del año en lo que se refiere a ocupación.
El jefe del Ejecutivo español se ha comprometido continuar trabajando para "estrechar" la cooperación con Portugal, mientras que el primer ministro portugués, António Costa, ha hecho un llamamiento para hacer de la frontera "un punto de unión".
En su intervención, después de los representantes empresariales, Rajoy ha calificado a España y Portugal de "socios preferentes con una estrecha relación de vecindad y fuertes vínculos bilaterales". "Compartimos intereses comunes como miembros de la Unión Europea y del euro", ha afirmado.
EXPLORAR NUEVAS POSIBILIDADES COMERCIALES
En el marco de relaciones entre Portugal y España, Rajoy ha abogado por "explorar nuevas posibilidades" en el comercio entre "países vecinos y amigos", ya que el luso es "un mercado muy importante" y con un flujo comercial y de inversiones con un "aumento constante" en las últimas décadas. "Muchas empresas ya enfocan el mercado ibérico como un todo", ha dicho.
Por ello, ha apostado por "aprovechar esta relación privilegiada" y ha destacado que de ahí que "por primera vez" la cumbre hispano-lusa "se ha ocupado de manera especial de la cooperación transfronteriza".
En un contexto en el que gallegos y extremeños, por ejemplo, afrontan el acto de cruzar la frontera como algo "natural", Portugal y España desarrollan "una intensa cooperación" en materia de infraestructuras energéticas, transportes, turismo, ciencia, tecnología, empleo, seguridad social, seguridad y defensa, entre otros aspectos.
"De todo ello hemos hablado en la cumbre", ha indicado, antes de comprometer que continuarán "trabajando para estrechar esta cooperación".
Así, Rajoy ha reflexionado sobre que ambos países han "superado una etapa muy difícil" pero ha asegurado que "aún queda mucho por hacer". "Y como miembros del euro vamos a continuar trabajando para consolidar la recuperación, seguir creando empleo y contribuir a un modelo que aporte estabilidad a la moneda única", ha concluido.
"SER MÁS FUERTES"
Por su parte, António Costa ha hablado de una relación económica "fuerte" y ha llamado la atención sobre el hecho de que España exporta a Portugal más que todo lo que exporta a América Latina, al igual que Portugal exporta a España "más que a Alemania y Francia en su conjunto".
En este extremo, ha advertido la "posibilidad de ser más fuertes en el conjunto en el mercado europeo y en el global", y ha enumerado algunas de las prioridades de los dos Gobiernos.
En este sentido, ha afirmado que reforzar el mercado energético para "tener energía más limpia y más barata" es una de esas prioridades, y la otra la ha identificado en el campo de las infraestructuras de transporte, en el que ha citado las conexiones Oporto-Vigo, Aveiro-Salamanca y Sines a Madrid.
Estos son, para el primer ministro portugués, los tres corredores "de mayor importancia estratégica para las empresas y también para los dos gobiernos".
Según Costa, el objetivo de la cumbre que arrancó este lunes es dar "pasos concretos" en ambos objetivos prioritarios. En cuanto a cooperación transfronteriza, el primer ministro luso ha abogado por una "nueva visión" sobre el territorio, tras "años de espaldas" cada país girado hacia su litoral.
Eso, ha lamentado, "significó que las regiones menos desarrolladas son las que están junto a la frontera", que sirvió como "una línea de separación". Ahora, António Costa ha llamado a lograr "mayor cohesión territorial" y para ello ha recomendado "priorizar" en estos espacios el "esfuerzo" para el desarrollo. "Hacer de la frontera un punto de unión. Un punto de unión que ofrezca una posición privilegiada", ha resumido.
CONCLUSIONES DE LOS EMPRESARIOS
Previamente, el vicepresidente de la CEOE, José Vicente González, ha reafirmado el compromiso de los empresarios con la Unión Europea, en un discurso en el que ha repasado las conclusiones del seminario que también se desarrolló desde el lunes.
En esta línea, ha abogado por "profundizar el espíritu reformista nacional y europeo", ante problemas estructurales como el desempleo, la baja productividad y el endeudamiento público y privado. De esta forma, ha pedido "más ambición" en las reformas estructurales.
En cuanto a la Unión Europea, en opinión de los empresarios, "debería fortalecer el mercado único". De ahí la oposición que han mostrado a la creación de obstáculos en el transporte por carretera en los países centroeuropeos, por lo que dificulta al sector de la Península Ibérica.
González ha solicitado "condiciones equitativas" y eliminar competencia desleal por parte de fabricantes de terceros países que utilizan los puertos más tolerantes para la entrada a la Unión.
Entre otros puntos, ha llamado a "reforzar la política de cohesión para alcanzar mayor convergencia entre estados miembro y regiones".
Por su parte, el presidente de la CIP, António Saraiva, se ha centrado en su intervención en el mercado energético, y ha reclamado medidas que afecten tanto a los sistemas regulatorios de ambos países como en los precios.
También ha apuntado a las conexiones ferroviarias y ha citado el caso de Oporto-Vigo, en el marco del Eje Atlántico, dentro de las conexiones que los empresarios ven clave.
Ha considerado "aconsejable" que los gobiernos solicitasen a la Comisión Europea excluir del pacto de estabilidad las inversiones en infraestructuras transeuropeas.
EL 'BREXIT'
Por último, ha apostado por "minimizar" los factores de inestabilidad e incertidumbre en relación al futuro 'brexit', y se ha marcado el objetivo de mantener las relaciones económicas entre la Unión Europea y el Reino Unido, "evitando la creación de obstáculos al comercio y garantizando condiciones reales de concurrencia". "Es preciso que a nivel político haya una fuerte coincidencia sobre este objetivo", ha remachado.
En este ámbito, asimismo, ha visto una oportunidad la futura localización de la agencia europea del medicamento y ha remarcado la "importancia estratégica" y el interés que tiene para la CEOE y la CIP, por lo que ha demandado "todos los esfuerzos para atraer la organización a la Península Ibérica".