Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy califica de chantaje la ley catalana de desconexión y dice que no se aplicará: liquida un Estado nacional

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha calificado de "chantaje" y "amenaza" la ley catalana de desconexión que prepara el Parlamento autonómico, con la que se pretende "liquidar un Estado nacional", y ha asegurado que no va a entrar en vigor. "Puedo decir a los españoles que no tengan problema", ha afirmado el presidente.
En rueda de prensa tras el Comité Ejecutivo Nacional del PP, Rajoy ha explicado que en esa reunión con la cúpula de su partido ha dedicado el grueso de su intervención a la situación en Cataluña y a la noticia que hoy publica El País, el borrador de la ley que prepara la Generalitat para declarar la independencia si no se celebra el referéndum que reivindica.
El presidente ha querido subrayar lo "gravísimo" que es a su juicio este proyecto de ley, un "disparate" jurídico, político y social con el que se pretende "liquidar un Estado nacional" y hacerlo además, ha precisado, en 24 horas, puesto que se prevé una tramitación exprés sin precedente en el parlamentarismo.
"Es uno de los asuntos más graves en muchos años, sería bueno que todos fuéramos conscientes de ello", ha añadido. Preguntado si confía en el respaldo del PSOE que ahora va a liderar Pedro Sánchez, ganador este domingo de las primarias por la secretaría general de este partido, Mariano Rajoy ha respondido que no puede pensar "cosa distinta" que el PSOE "va a defender la unidad de España y la soberanía nacional".
EL DEBATE, EN EL CONGRESO
Rajoy ha vuelto a emplazar a Carles Puigdemont a presentar su petición de referéndum de independencia en las Cortes Generales, al Congreso: si quiere alterar la soberanía nacional, tiene que debatirlo con quienes la representan, los 350 diputados, "y con los españoles viéndolo por televisión", ha apuntado incluso.
Ha asegurado que es "obligado" que el presidente catalán explique en la Cámara cuál es su propuesta pero también "por qué amenaza y chantajea al Estado, a la democracia y a los españoles". Y ha adelantado que de producirse este debate, él intervendría en nombre del Gobierno para decirle no a Puigdemont.
"Yo voy a dar la cara e invito al señor Puigdemont a que lo haga", ha insistido el presidente; y si el dirigente independentista no acude al Congreso, ha concluido, estará lanzando el mensaje de que "quiere romper".
"Es muy difícil encontrar un precedente tan antidemocrático", ha añadido el presidente. Dicho todo esto, Mariano Rajoy ha asegurado que el Gobierno no da por terminada la denominada 'operación diálogo' emprendida por el Ejecutivo para buscar puentes con Cataluña, no sólo con sus instituciones. "Los procesos de diálogo no los damos por terminados nunca", ha asegurado.