Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy buscará mañana el apoyo de Pedro Sánchez para hacer frente al desafío independentista

El líder del PSOE le pedirá al presidente una "salida política" a la crisis catalana
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, buscará este jueves el apoyo del jefe de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, para hacer frente juntos al desafío que supone la determinación de los partidos independentistas de llevar a cabo en Cataluña un referéndum de autodeterminación ilegal el 1 de octubre próximo.
Mes y medio después de haber sido reelegido secretario general del PSOE, Rajoy recibirá en el Palacio de la Moncloa a Sánchez, quien ya ha avanzado que le pedirá al presidente una "salida política" al conflicto catalán, si bien no alberga expectativas de que Rajoy le haga caso.
Los socialistas están en contra del referéndum de autodeterminación en Cataluña porque no admiten que sólo una parte del pueblo español pueda alterar de manera unilateral las fronteras de España, cuando la Constitución española establece en su artículo 1 que la soberanía nacional reside en el pueblo español.
Y si se han comprometido a estar del lado del Gobierno en la defensa de la legalidad y la Constitución en Cataluña, eso no les impide culpar a Rajoy y a su inmovilismo del deterioro de esta crisis. Este miércoles desde Ferraz, el secretario de Relaciones Institucionales y Administraciones Públicas, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, vinculó el permanente enfrentamiento del PP con el independentismo a los réditos que cada una de las partes obtiene con ese choque de trenes.
Frente al inmovilismo del PP a la hora de hacer política en Cataluña, según sostienen los socialistas, el partido que lidera Sánchez propone llevar a cabo una reforma constitucional que sirva, entre otras cosas, para ofrecer un nuevo encaje de Cataluña en España profundizando en el carácter plurinacional del Estado que defienden los socialistas.
El PSOE está dispuesto a establecer un canal de comunicación directo y fluido con el Ejecutivo para coordinar las actuaciones que el Estado deba emprender ante el desafío independentista. Sánchez ofrecerá a Rajoy tener como interlocutor en este ámbito al secretario de Política Federal del PSOE, Patxi López.
MONCLOA: UNA CONTINUACIÓN DE LA CHARLA DEL 29 DE MAYO
Fuentes de Moncloa han señalado a Europa Press que esta primera reunión es "una continuación de la conversación telefónica" que mantuvieron el pasado 29 de mayo --pocos días después de que Sánchez ganase las primarias--, en la que el secretario general trasladó el apoyo del PSOE contra el referéndum.
En el Ejecutivo admiten que el consenso con el PSOE puede estar ceñido al desafío independentista, después del 'no es no' que espetó a Rajoy en varias ocasiones en 2016. De hecho, fuentes del PP creen que su "escoramiento" a la izquierda para ganar votos que se fueron a Podemos va a dificultar el entendimiento con el Gobierno.
Aunque el PSOE ha anunciado que votará en contra del techo de gasto para 2018, Rajoy pondrá encima de la mesa asuntos de Estado que tradicionalmente han pactado PP y PSOE. De hecho, en su discurso de investidura, en octubre, ya ofreció seis grandes pactos de Estado: pensiones, financiación autonómica, educación, creación de empleo, violencia de género y lucha contra la corrupción.
El propio Rajoy aseguró el pasado 22 de junio que el Gobierno y el PSOE tenían que hacer "un esfuerzo" para "entenderse" en "cuestiones de Estado que están ahí". "Tenga la total y absoluta certeza de que yo lo voy a hacer", dijo a los periodistas en rueda de prensa tras el Consejo Europeo de Bruselas. NO HAY 'FEELING' ENTRE RAJOY Y SÁNCHEZ
La relación entre Rajoy y Sánchez es correcta, pero los equipos de ambos admiten que no hay 'feeling', algo que sí ocurría con su antecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el presidente de la gestora, Javier Fernández.
El actual secretario general de los socialistas ha pedido en varias ocasiones la dimisión del jefe del Ejecutivo por la "corrupción sistémica" del PP y esa poca empatía tuvo su momento culminante en el debate 'cara a cara' de la campaña de las generales de 2005, cuando Sánchez dijo a Rajoy que no era "decente" y éste le replicó llamándole "ruin" y "miserable".
El último encuentro entre Rajoy y Sánchez tuvo lugar en el Congreso de los Diputados el 29 de agosto pasado, en medio de las negociaciones para formar Gobierno tras las generales del 26 de junio. En una entrevista de apenas media hora, el líder socialista le comunicó la decisión de la Ejecutiva de su partido de votar 'no' en su investidura.