Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis centra el debate entre Alfredo Pérez-Rubalcaba y Mariano Rajoy

Rubalcaba acusa a Rajoy de tener un programa ambiguo e intenta destapar sus intenciones

Rajoy acusa a Rubalcaba prometer "una cosa y hacer exactamente la contraria"

La sanidad, la educación, las prestaciones por desempleo y las pensiones centran el debate

Los únicos puntos en los que los dos principales candidatos a la presidencia del Gobierno han estado de acuerdo en el único 'cara a cara' en el camino al 20-N han sido el color de la corbata, el trabajar para mejorar la igualdad entre hombres y mujeres y el luchar unidos contra el terrorismo. En el resto de los temas que han pasado sobre el diálogo se han encontrado discrepancias y tensión. Rubalcaba, más confiado ante las cámaras, ha utilizado sus intervenciones para tratar de destapar las intenciones que, dice, Rajoy esconde tras un programa ambiguo. El candidato popular, por su parte, ha criticado una legislatura que ha llevado a España a una situación insostenible y apela a su experiencia para relanzar al país. Las prestaciones por desempleo, las pensiones, la sanidad y la educación han sido los ejes transversales de un debate con un único protagonista: la crisis.
Desempleo, pymes e IVA, puntos calientes
El primer y más intenso bloque del diálogo, el dedicado a la economía, se ha centrado en la prestación por desempleo. Rubalcaba acusó a Mariano Rajoy de querer bajar las prestaciones de paro, subir el IVA y sacar a las pymes de los convenios, mientras que el candidato popular negó estas "insidias" y llamó "mentiroso" al dirigente socialista, aunque precisó que como le conoce, "no le sorprende".
"Son ustedes maestros en decir una cosa y hacer la contraria", dijo Rajoy para acusar a Rubalcaba de formar parte de un Gobierno que ha recortado todo y no lo llevaba en el programa electoral. Además, ha atribuido a los socialistas el mal dato de los cinco millones de parados por "su mala gestión" alegando que la crisis la sufren todos los países, pero sólo España tiene un paro tan elevado.
Finalmente, el candidato del PP expuso, -tras dejar claro que lo prioritario es que fluya el crédito para que haya inversión y se cree empleo-, algunas de las medidas que va a incluir en su Ley de Emprendedores como que el IVA no se pagará hasta que no se cobren las facturas, que habrá crédito del ICO a los ayuntamientos para que paguen a los acreedores; que las empresas inversoras pagaran un 10 por ciento menos del impuesto de sociedades, o nuevos mecanismos de financiación como el business angels, que es con lo que se creó Twitter.
Entre las propuestas que hizo, Rubalcaba -quien dijo que la "dieta de adelgazamiento" a la que se ha sometido la economía sólo ha servido para crear más parados-, pidió que los ajustes se hagan más despacio y se den "dos años" de margen de maniobra; que el Banco Central Europeo baje más los tipos de interés; que el Banco Europeo de Inversiones haga un plan de inversiones tipo "Plan Marshall", que transformaría el ICO en un instituto financiero con más potencia para que se abra el "grifo del crédito" y que se financiará la Seguridad Social de cada trabajo que creen las empresas de menos de 50 trabajadores.
A vueltas con las pensiones
Al dirigente 'popular' le ha correspondido el primer turno y ha aprovechado el momento para anunciar su compromiso con la ley que impone la revalorización de las pensiones conforme al IPC.
"Anuncio aquí que yo no voy a congelar las pensiones de los pensionistas y que voy a cumplir la ley que aprobamos en el 98. No engañaré como hicieron ustedes a los pensionistas en esta legislatura", ha proclamado el aspirante del PP, que ha calificado como "un acto de justicia" poder cobrar en la jubilación. "Es un compromiso irrenunciable", ha sentenciado.
Rajoy ha insistido una y otra vez en que la mejor política social es la creación de empleo, la generación de ingresos al Estado para que éste pueda mantener la calidad del sistema público. Por eso, ha concluido que los años de gobierno de Rodríguez Zapatero han terminado siendo "los mayores enemigos" de las prestaciones sociales y la causa de los recortes aplicados como la congelación de las pensiones.
Rubalcaba, por su parte, ha intentado destapar que, bajo una redacción "deliberadamente ambigua", el programa electoral popular esconde una revisión del sistema de pensiones.
"Interpreto que cada dos años le dirán al Congreso: si esto va mal, cambiamos las condiciones de jubilación y las pensiones", ha dicho. "Y le pido que se lo diga a los pensionistas y a los que están a punto de jubilarse", ha insistido Rubalcaba, acusando a su oponente de procurar mantener una "incertidumbre" y no querer aclarar a los españoles "qué les espera". "Levante el velo de silencio, ha concluido.
De los siete años de gobierno pasado, Rubalcaba ha defendido la revalorización de las pensiones más bajas, las mínimas, que cobran tres millones de españoles y que han subido en 250 euros, hasta llegar a los 742; el PP las incrementó en 115 euros y las dejó en 492 euros, ha relatado Rubalcaba. "Eso es preocuparse de las pensiones mínimas", ha defendido.
Educación y Sanidad
Rubalcaba aseguró que para los ciudadanos "lo más importante" es su sanidad y su educación, incluso más lo primero. "La sanidad la hemos construido entre todos y es fantástica -aseveró-. Los españoles saben que, si caen enfermos, alguien les va a atender".
Ahora bien, admitió que la sanidad tiene problemas de financiación, ante lo cual propuso continuar con políticas de ahorro, subir los impuestos del alcohol y del tabaco, e instar a las comunidades a aprovechar el dinero que disponen para este campo.
A partir de ahí, alertó del problema a medio plazo de que los enfermos más gravosos se desvíen a la sanidad pública mientras la privada sigue "ganando dinero", lo que a su juicio llevaría a la quiebra del sistema público de salud. Por ello, se comprometió a rediseñar los conciertos con la sanidad privada para impedir este riesgo.
Ante esto, Rajoy le replicó que, si a Rubalcaba le preocupa tanto la sanidad pública, "¿por qué han reducido las partidas el 8,2 por ciento?". El líder del PP insistió en que la financiación de la sanidad depende de la actividad económica, pues las comunidades la pagan con el IRPF, el IVA y los Impuestos Especiales. "Si se crea empleo, habrá dinero para financiarla.
En el mismo bloque temático, los dos candidatos hablaron también de la educación. Rajoy descalificó la reforma educativa socialista y recordó la falta de acuerdos en la materia y relató propuestas de su programa como el aprendizaje del inglés desde los tres años  o la reforma de la Formación profesional para que sea compatible con el empleo.
Rubalcaba abundó en la misma idea expuesta al hablar de sanidad: En las comunidades del PP, los colegios concertados, privados, derivan a los inmigrantes a la enseñanza pública, mientras los centros de élite reciben desgravaciones.  Pero además, cuestionó que el PP hable de potenciar la autoridad del profesor cuando, según dijo, en la Comunidad de Madrid se les tacha de "vagos" por secundar una huelga. "Eso es una insidia -contestó Rajoy-. Es falso". "Mi conclusión es que con ustedes (el PP), la sanidad y la educación pública no están garantizadas", remachó el candidato del PSOE.
Menciones al matrimonio homosexual y ETA
Pérez Rubalcaba ha pedido al líder del PP que "tranquilice a las parejas homosexuales" y les diga que va a retirar el recurso de su partido contra la ley del matrimonio homosexual. Sin embargo, Rajoy ha dejado claro que no lo hará: "Yo no hablo de este tema en mi programa, en su día se ha presentado un recurso al Tribunal Constitucional, veremos lo que nos dice el Constitucional".
Por otra parte, hablando de lucha antiterrorista, el candidato del PSOE ha añadido que "pase lo que pase el 20N" Rajoy tendrá su "colaboración". "Si soy presidente le llamaré para dar los pasos que hay que dar par poner fin definitivo y si estoy en la oposición contará con mi leal colaboración", ha añadido.
Más escueto ha sido el líder del PP, quien ha asegurado que hará "exactamente lo mismo". "En la lucha contra el terrorismo, la unidad de todos es capital para terminar definitivamente con la banda terrorista", ha contestado Rajoy.
Otras propuestas
En cuanto a la reestructuración del sistema financiero, el socialista ha acusado al líder 'popular' de querer comprar "activos tóxicos" generados por la 'burbuja inmobiliaria', ante lo que éste ha asegurado que, si llega al Gobierno, no dará "ni un solo euro de dinero público" a la banca como sí hizo el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. 
Rubalcaba, por otra parte, ha hecho alusión a la reducción de gasto público y, después de insistir en su propuesta de reforma de las diputaciones provinciales, se ha preguntado si no es el momento de un "replanteamiento" de las Fuerzas Armadas, como ha hecho Alemania, aunque de manera que no afecte a su "operatividad". Además, el candidato socialista ha esbozado la idea de poder reestructurar el sistema electoral para aumentar representatividad y participación.
Ambos candidatos han pedido el voto para sacar al país de la crisis, Rubalcaba centrando su cierre en luchar contra la abstención. "Podemos salir de la crisis sin que nadie quede abandonado a su suerte", aseguraba. Al contrario, Rajoy ha apelado a la experiencia de su partido. "Mi partido está preparado, lo hemos hecho antes. Se puede hacer y tienen mi palabra", prometía. La próxima gran cita para ambos candidatos será el 20-N, frente a las urnas.