Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy reitera que España no reconocerá la Constituyente de Maduro y le exige elecciones y liberar presos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reiterado que España no reconocerá la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, al considerar que es "ilegal, antidemocrática y contraria a la voluntad de sus ciudadanos", y ha exigido a Nicolás Maduro que convoque elecciones y que libere a los presos políticos.
En una intervención en el Palacio Marivent tras mantener el tradicional despacho de verano con el rey Felipe VI, Rajoy ha expresado la condena del Gobierno a la violencia registrada en Venezuela y ha exigido la convocatoria de elecciones "libres y democráticas", así como la liberación de 620 presos políticos, ha señalado citando datos de la Organización de Estados Americanos (OEA).
En esta línea, el presidente ha reiterado que su Gobierno no reconocerá la recientemente instaurada Asamblea Nacional Constituyente que "ha montado el Gobierno de Venezuela", ni ninguna medida que emane de esta cámara.
ASAMBLEA ILEGAL Y ANTIDEMOCRÁTICA
Y ha asegurado que la Constituyente es "ilegal, antidemocrática y contraria a la voluntad de sus ciudadanos". "El Gobierno defiende para Venezuela lo que defiende para España: la libertad, la democracia y el respeto a las personas y sus derechos", ha asegurado Rajoy.
La Unión Europea y los Gobiernos de los Veintiocho acordaron la pasada semana no reconocer la Asamblea Constituyente salida de las elecciones del pasado día 31 de julio en Venezuela, alegando que esta cámara ha "empeorado la crisis" y "corre el riesgo de socavar otras instituciones legítimas previstas por la Constitución tales como la Asamblea Nacional".
POSICIÓN DE LA UE
Además, los Veintiocho sugirieron que "las circunstancias" en las que se celebraron las elecciones "plantean dudas ulteriores sobre la capacidad de la Asamblea Constituyente de representar eficazmente a todos los componentes de la población venezolana y que "las atribuciones legales de la Asamblea Constituyente no están claras".
Por su parte, el Gobierno español pidió a la UE inicie el procedimiento para estudiar imponer "medidas restrictivas individuales, selectivas", como se ha hecho en otras situaciones de gravedad similar, aunque el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, descartó imponer sanciones económicas que agraven la situación de los venezolanos.