Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá dice que las nuevas imputaciones no deben suponer exclusión de la vida política

Rafael CataláEFE

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha manifestado sobre las nuevas cinco imputaciones del "caso Púnica", que incluyen a tres consejeros del PP, entre ellos los de Justicia y Educación de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria y Lucía Figar, que no comparte el criterio de que una imputación suponga una exclusión de la vida pública porque ello sería alterar "el principio de la presunción de inocencia y transformarlo en presunción de culpabilidad".

Así se ha pronunciado el titular de Justicia durante la presentación de la Memoria Anual 2014 de Unespa tras ser preguntado por la última decisión del juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, donde ha mantenido que "una simple imputación no debe suponer una tacha en la carrera profesional o institucional de una persona", al tratarse tan sólo de "una llamada ante un juez para declarar por la realización de determinadas actuaciones, defendido por un abogado".
"Cuando una persona es objeto de algún tipo de imputación, el juez instructor lo que hace es investigar y para ello tiene que llamar a la persona a declarar, no significa otra cosa -ha incidido Catalá-. Si algunos quieren sacar consecuencias a efectos de pactos sobre gobiernos futuros corresponde a esos partidos".
Sobre la incidencia de lo ocurrido en futuros pactos de Gobierno, Catalá ha señalado que "sería razonable que los acuerdos se realicen en base a programas y a compromisos en la lucha contra la corrupción" y que en este punto es donde "el PP y el gobierno han demostrado durante esta legislatura una firmeza absoluta".
Y ello se ha hecho, según Catalá, mediante la "separación de las personas implicadas realmente en casos de corrupcion", como por la adopción de medidas de regeneración democrática como el Estatuto del Alto Cargo, las reformas del Código Penal y de la Ley de Enjuiciamiento Criminal o de la Ley de Financiación de Partidos, a las que se ha referido como "demostraciones del compromiso del PP en la lucha contra la corrupción.