Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafael Catalá insiste en que "no hay un derecho al aborto"

Soraya Sáenz de SantamaríaEFE

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha insistido este viernes en que en Ley de Salud Sexual e Interrupción Voluntaria del Embarazo "no hay un derecho al aborto como tal", mientras la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; ha afirmado que el Grupo Parlamentario Popular, debe buscar consenso en la reforma de la normativa emprendida en el Congreso.

"La reforma que aprobó el gobierno socialista en 2010, pese a que a veces no se hace un análisis técnico y jurídico, no regula el derecho a la aborto, no hay un derecho al aborto como tal. Hay un derecho a las decisiones de la mujer en materia de su conducta sexual y reproductiva, pero ese derecho al aborto no está en la legislación", ha dicho Catalá en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
El titular de Justicia ha incidido en que en todo caso, "lo que se está intentando es buscar el máximo consenso posible en la materia" y ha remitido "al debate parlamentario" el "detalle concreto en que puedan consistir esas modificaciones" sobre la proposición de Ley presentada por el Grupo Popular y que ahora podría enmendarse para conseguir una reforma de mayor calado en la legislación del aborto.
Sáenz de Santamaría, por su parte, ha puesto el acento en que la intención del Gobierno ha sido "siempre" que "se debe trabajar con el máximo consenso". "Creemos que la proposición de ley que se ha presentado lo hace sobre uno de los aspectos en que existe un mayor consenso y nosotros desde el punto de vista del Gobierno, que ya nuestra tarea en el debate parlamentario es más limitado, contribuiremos a trabajar por ese consenso", ha señalado.
En este sentido, aunque ha destacado que "no corresponde al Gobierno determinar ni el sentido del voto del grupo parlamentario ni entrar en las tareas del poder legislativo", buscar "el máximo consenso es la línea en la que tienen que seguir trabajando durante la tramitación parlamentaria tanto el Grupo Popular, el propio equipo, como en contactos que se puedan hacer con los otros grupos".
En todo caso, ha reiterado la postura del Gobierno en general sobre el aborto: que existen dos bienes jurídicos a proteger, la embarazada y el no nacido, y que la legislación debe buscar el equilibrio entre ambos. "Esa es la posición política y jurídica que siempre hemos venido defendiendo", ha sentenciado.