Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pulso entre el juez juzgado y el que le juzga

La tensión en la sala se mantiene. Elpidio José Silva es desafiante. “Esto es un tribunal militar”, señala. Así el pulso entre el juez juzgado y el que le juzga por prevaricación en el caso Blesa sigue. La sala no le ha permitido cambiar de abogado pese a su insistencia. Su letrado, Conde-Pumpido, dice estar entre la espada y la pared porque haga lo que haga todas las partes le pueden reclamar responsabilidad. El público echa más leña al fuego y el juez advierte: “No habrá más numeritos de platós”. Miguel Blesa declara y Silva le interrumpe. El juez se arma de paciencia porque sigue el juicio.