Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont convocará un referéndum o elecciones constituyentes

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha anunciado este lunes que convocará un referéndum, en caso de que sea "factible", en junio o julio de 2017 o elecciones constituyentes en Cataluña antes de septiembre del año que viene. El líder independentista ha reiterado lo que este domingo confirmó a los medios reunidos con motivo de la celebración de la Diada su intención de la consulta para cumplir con la hoja de ruta prevista.

En una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, Puigdemont ha asegurado que el referéndum es el mejor mecanismo para culminar el proceso y para contar a los favorables y contrarios a la independencia, pero ha insistido en que solo lo hará si es factible una vez cumplida la hoja de ruta en junio o julio del año que viene.
Según el presidente catalán, debe ser un referéndum vinculante que cumpla con los "estándares aceptados en el mundo en términos de participación, validación de resultados y todas las garantías" porque solo, si es un mecanismo seguro y veraz, llegará el reconocimiento internacional".
El presidente ya explicó durante la Diada que volverá a pedir al Estado la posibilidad de celebrar un referéndum pactado en Catalunya, lo que no ve incompatible con mantener la hoja de ruta, aunque ha admitido que tiene pocas esperanzas de que la petición prospere.
En cualquier caso, ha remarcado que las urnas se pondrán entre verano y otoño del año que viene, cuando se habrá acabado el trabajo al que se comprometieron en la hoja de ruta porque "debe quedar clara la certeza de la culminación" del proceso independentista.
 "La propuesta de acuerdo con el Estado tiene fecha. Si el Estado no acuerda nada, en julio habremos acabado el trabajo", ha explicitado Puigdemont, que cree que lo único unilateral es su rechazo al referéndum.
UNA MAYORÍA DEL 50%
Para Puigdemont, los referéndum se ganan si se supera el 50% de los votos, dejando claro que no aceptarán las reglas del juego de "una parte que no quiere acordar el referéndum", y que solo se abrirían a convenir otras cifras en caso de que se pactara.
También ha advertido de que una vez se despliegue un Estado catalán "nadie tendrá legitimidad para decirle al Parlament que haga una cosa que no hayan decidido" los catalanes y los que quieran podrán implicarse  en su resurgimiento.
Sobre la posible inhabilitación de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, por parte del TC, el presidente catalán considera que sería una barbaridad: "Para mí, Forcadell es y será la presidenta del Parlament hasta que el Parlament no la destituya".
Después de que el presidente de la ANC, Jordi Sànchez, pidiera a Forcadell que siga ejerciendo su trabajo en caso de que el TC la inhabilite, Puigdemont se ha alineado con estas palabras asegurando que "no hay ninguna causa para que deje de hacerlo".
"Su responsabilidad nace del mandato que tiene el Parlament", ha añadido Puigdemont, que cree que una posible inhabilitación respondería solo a motivos ideológicos y que ha recalcado que ni ella ni otros dirigentes que puedan ser juzgados estarán solos.
"Su responsabilidad nace del mandato que tiene el Parlament", ha añadido Puigdemont, que cree que una posible inhabilitación respondería solo a motivos ideológicos y que ha recalcado que ni ella ni otros dirigentes que puedan ser juzgados estarán solos.
En caso de inhabilitación, Puigdemont ha anunciado que recibirá a la presidenta del Parlament en el Palau de la Generalitat y, al preguntársele si la acción de Forcadell puede derivar en el primer acto de desobediencia al Estado, ha asegurado que "es el Estado el que desobedece al Parlament, porque el Parlament obedece a la gente que ha votado".