Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont cita a los partidos favorables al referéndum para fijar fecha y pregunta

La consellera de Presidencia de la Generalitat, Neus Munté, ha considerado "razonable hablar de una o dos semanas" como el plazo para que el Govern fije una pregunta y la fecha del referéndum. Este lunes, Carles Puigdemont convocará a los partidos partidarios del derecho a la autodeterminación "para avanzar en la toma de decisiones conjuntas".

"Requiere de pasos adelante, de toma de decisiones, y estas decisiones no se pueden demorar", ha valorado Munté.
No obstante, ha rechazado puntualizar si se tomará la decisión en "un plazo de tres, cinco o siete días" ya que el Govern quiere debatir los últimos acontecimientos relacionados con la petición del referéndum con las fuerzas políticas que lo apoyan.
Es por ello que ha anunciado que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, convocará este lunes por la tarde a los partidos partidarios del derecho a la autodeterminación "para avanzar en la toma de decisiones conjuntas".
Asimismo, la consellera ha criticado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, insistiera el sábado en la XXXIII Reunión del Círculo de Economía en Sitges (Barcelona) que no va a permitir celebrar el referéndum: "Es un portazo al 80% de la población de Cataluña".
PRIMARIAS DEL PSOE
Sobre el cambio de liderazgo en la Secretaría General del PSOE tras las primarias de la semana pasada, ha admitido que se abre un escenario "mínimamente diferente" para Cataluña pero ha dejado en manos del nuevo líder del partido, Pedro Sánchez, mover ficha.
"Estamos muy escarmentados del posicionamiento del PSOE y no me alargaré en explicar lo que ocurrió con el Estatut", ha argumentado, recordando que el entonces presidente socialista del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero prometió apoyar el Estatut que aprobara el Parlament pero finalmente fue modificado en Las Cortes.