Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont invoca "el coraje, la esperanza y la libertad" de Macià como ejemplo

Llama a "la coherencia personal y la fortaleza interior" para lograr los objetivos
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido este domingo "coraje, esperanza y libertad" y ha afirmado que el expresidente de la Generalitat, Francesc Macià, fue un ejemplo de esos valores, y además supo transmitirlos.
Lo ha dicho en el cementerio barcelonés de Montjuïc durante la ofrenda anual ante la tumba del expresidente de la Generalitat Francesc Macià, que murió el día de Navidad de 1933, y en un discurso tras el que no ha hecho declaraciones y no ha valorado el mensaje navideño del Rey. Puigdemont ha presidido la ofrenda del Govern junto al vicepresidente, Oriol Junqueras, y los consellers Carles Mundó, Meritxell Borràs y Toni Comín.
En su discurso, Puigdemont ha explicado que Macià antepuso "la coherencia personal y la fortaleza interior" para conseguir sus objetivos y se ha mostrado convecido de que eso es lo que debe hacer ahora Cataluña.
Para él, Macià tuvo siempre ese coraje; también en un momento de transición tras "un pasado oscuro de supresión de las instituciones seculares" catalanas, porque él las supo recuperar con ese coraje.
Además, según él, puso "las bases esperanzadoras" de un futuro de progreso y de libertad, y no sólo para su generación, sino para las futuras, incluida la actual. Por eso, su sucesor hoy ha añadido que actualmente no se puede hacer política en Cataluña "sin una insobornable vocación de libertad".
REPÚBLICA CATALANA
Puigdemont ha defendido que esa libertad debe ser social, de las personas y del pueblo catalán como nación: así era para Macià y así sigue siendo para Puigdemont.
También ha subrayado que el concepto de república catalana ya estaba en Macià y que los herederos de sus anhelos tienen el deber de poner al día las aspiraciones del antiguo presidente, también pensando en las generaciones futuras.