Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont y Junqueras viajan a Bruselas este martes para defender un referéndum pactado

Expresarán su "determinación" a hacerlo en 2017 con o sin el aval del Estado
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, y el conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, viajarán este martes a Bruselas para defender la celebración de un referéndum este año en Catalunya, durante una conferencia por la tarde en una sala del Parlamento Europeo.
La Generalitat ha avanzado que la prioridad del presidente será defender una votación de estas características pactada con el Gobierno central, pero también garantizará que el referéndum se hará en septiembre de 2017 como muy tarde con o sin el visto bueno del Estado.
Así, Puigdemont expondrá que tiene un mandato del Parlament para convocar este referéndum y que su gobierno tiene la "determinación" de que sea en 2017, y lo hará en una de las salas que tiene la Eurocámara a las 19 horas.
En una entrevista televisiva este domingo, Puigdemont aseguró que en los contactos diplomáticos que ha tenido --embajadores y cónsules que se entrevistan con él en el Palau de la Generalitat, sobre todo-- ha dejado claro que el referéndum es irrenunciable.
"Es lo que quiere la mayoría de la gente. En el caso de que el pacto no se haga, el referéndum se hará. Está todo el mundo avisado", y añadió que la comunidad internacional comprende que la situación en Catalunya debe dirimirse con una consulta así.
El presidente no prevé pedir reuniones con autoridades europeas coincidiendo con su visita a Bruselas, y desde el Govern argumentan: "El objetivo no es pedir ningún contacto. Ya habrá tiempo para hacerlo. Es lo suficientemente relevante que el presidente haga esta presentación".
La primera visita a Bruselas de Puigdemont, en mayo de 2016, se saldó con polémica ya que la CE aseguró que el Govern había pedido reunirse con el presidente, Jean-Claude Juncker, y el mandatario europeo lo había rechazado, una versión que la Generalitat negó.
LA EUROCÁMARA SE DESENTIENDE
Los impulsores de este acto son los eurodiputados catalanes Josep Maria Terricabras, Jordi Solé (ERC) y Ramon Tremosa (PDeCAT), quienes han tramitado la solicitud para disponer de la sala donde Puigdemont pronunciará su conferencia.
El acto 'The Catalan Referendum' ha generado polémica y llevó al Parlamento Europeo a explicar que "no se trata de un acto institucional", sino una iniciativa particular de estos tres eurodiputados, que forman parte de los dos partidos que gobiernan en Catalunya.
La organización cuenta con lograr una gran afluencia de eurodiputados y diplomáticos, por lo que han reservado una de las salas de mayor aforo de la Eurocámara, la PHS 3C050, según el cartel que anuncia el acto.
EL GOBIERNO VE "LEGÍTIMO" EL ACTO
El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha considerado este lunes, durante un acto en Barcelona, que es "perfectamente legítimo" que el presidente catalán vaya a Bruselas a explicar el referéndum, ya que argumenta que está amparado por el derecho a la libertad de expresión.
Sin embargo, ha avisado de que el Gobierno central mantiene su negativa frontal a avalar un referéndum de estas características: "Seguiremos defendiendo, con arreglo a lo establecen los tratados, nuestra visión del Estado de Derecho y de la democracia con arreglo a una España abierta, plural e integradora".
La portavoz del Govern, Neus Munté, ha destacado este mismo lunes que "cómo no va a ser legítimo que unos representantes democráticos expliquen su hoja de ruta", y ha asegurado que el Gobierno central y el PP están tratando de desprestigiar la conferencia porque saben que genera muchas expectativas.
En la rueda de prensa posterior al Consell Executiu --adelantada a este lunes precisamente por el viaje a Bruselas del Govern--, Munté ha lamentado la reacción "ridícula y en algunos momentos histérica" del Gobierno central, y ha asegurado que el acto ha levantado mucho interés internacional.