Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont pide el apoyo de Europa ante un aforo mayoritariamente catalán y con ausencia de instituciones UE

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha defendido este martes en el Parlamento Europeo la celebración de un referéndum de independencia en Cataluña ante un aforo mayoritariamente catalán que ha llenado la sala que había sido reservada para el evento, pero al que no han asistido representantes de las instituciones de la Unión Europea.
Puigdemont, el vicepresidente, Oriol Junqueras, y el conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, han pronunciado su discursos en catalán, inglés, francés y castellano ante una sala abarrotada en la que decenas de personas han seguido el acto de pie porque el aforo de 350 personas estaba lleno, principalmente por invitados catalanes de la organización. También contó con un importante cobertura de medios casi en su totalidad españoles.
Además, pese al deseo expresado por el presidente de la Generalitat de que este mensaje fuera escuchado por Europa, ninguna de las instituciones de la Unión Europea --Consejo, Comisión Europea y Eurocámara-- ha enviado representantes al acto.
La Eurocámara, además, ha aclarado que la conferencia no es un acto "institucional" relacionado con la actividad de la cámara, sino un acto organizado a título individual por los eurodiputados.
Sí que han acudido a la conferencia una veintena de eurodiputados, a pesar de que los organizadores habían enviado una carta a los 751 europarlamentarios que tiene el Parlamento Europeo.
Entre los presentes se encontraban los españoles Ernest Urtasun (de ICV), Xabier Benito (Podemos), Lidia Senra (AGE), Josu Juaristi (Bildu), Izaskun Bilbao (PNV) y Francesc Gambús, que formó parte de Unió hasta que solicitó en abril su baja como militante.
El PP ha rechazado el acto y ninguno de sus eurodiputados españoles ha asistido a la convocatoria.
"La propaganda de Puigdemont solo pretende romper España y por tanto romper la Unión Europea, por eso no tiene ningún éxito en las instituciones europeas", ha defendido en un comunicado el eurodiputado 'popular' Santiago Fisas. Tampoco ha acudido ningún eurodiputado del PSOE ni de IU.
Sin embargo, aunque el PP había pedido a sus compañeros del Partido Popular Europeo que no asistiesen a la conferencia de Puigdemont a través de un email enviado por el Esteban González Pons, el eurodiputado húngaro Lazslo Tokes, perteneciente a este grupo, sí que ha participado en la misma.
De la misma forma, han acudido la portuguesa Ana Gomes (del grupo Socialistas y Demócratas), la nacionalista flamenca Helga Stevens (de los Conservadores y Reformistas Europeos), la rumana Renate Weber (de la Alianza de Liberales y Demócratas Europeos) y la danesa Margrete Auken y el escocés Alyn Smith (ambos de Los Verdes).
OVACIÓN
Los invitados catalanes han acompañado la llegada de Puigdemont a la sala de la Eurocámara y la finalización de su discurso con sendas ovaciones.
Algunos, además, han mostrado carteles mostrando el apoyo de la localidad tarraconense de Calafell a la independencia de Cataluña.
Durante su intervención, el presidente catalán ha pedido a la UE que no mire "hacia otro lado" y se involucre para dar una solución a la situación entre Cataluña y el resto de España a través de su aval a que se celebre un referéndum de independencia.
También ha subrayado Puigdemont que una eventual Cataluña independiente no debería quedar fuera del bloque comunitario, asegurando que si en el referéndum gana el 'sí', la UE debería articular "un proceso de ampliación interna sin discontinuidades".
No obstante, la Comisión Europea mantiene desde hace años la misma posición al respecto y ha reiterado en varias ocasiones que cualquier territorio de un Estado miembro dejaría de ser automáticamente parte de la UE si se declarase independiente.
Si esto sucediera, este territorio podría solicitar su entrada de nuevo al bloque comunitario y, posteriormente, los Estados miembros tendrían que adoptar por unanimidad esta decisión.
Por otro lado, Puigdemont ha reivindicado el uso del catalán en el Parlamento Europeo y ha mostrado su confianza en que el nuevo presidente de la Eurocámara, el italiano Antonio Tajani, cumpla el compromiso que adquirió para hacer que el catalán sea una lengua oficial de la institución.
Esta cita, organizada por los eurodiputados catalanes Jordi Solé y Josep-Maria Terricabras, de ERC, y Ramon Tremosa, de PdeCat, era el único evento programado en la agenda de la visita de Puigdemont en Bruselas, en donde no ha mantenido ningún encuentro con la prensa ni ha admitido preguntas al término de la conferencia.