Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig apuesta por un Congreso del PSOE que presente una "izquierda potente" con nuevas recetas para "suturar la herida"

Resta importancia a la fecha e insiste en que "lo fundamental es no mirar al ombligo sino a la realidad social"
El secretario general del PSPV-PSOE y presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha expresado su voluntad de que el próximo Congreso socialista que decidirá al nuevo líder de la formación presente "un proyecto de centroizquierda, progresista y de izquierdas fuerte, potente y capaz de transformar a la sociedad", sin "buscar viejas recetas" y con el objetivo de "suturar toda la herida que ha dejado la crisis".
"Este congreso, sobre todo, tiene que mirar a los ojos a la ciudadanía y a todas las personas que en estos momentos piensan que es necesario un proyecto socialdemócrata", ha manifestado, por lo que "las fechas no son lo trascendente", sino que "lo fundamental es que haya un proceso de madurez democrática en el PSOE: No mirarse al ombligo sino mirar a la realidad social".
En declaraciones a los medios de comunicación antes de presidir esta tarde la Comisión Ejecutiva Nacional del PSPV-PSOE, Puig ha mostrado así su postura de cara al Comité Federal que celebran los socialistas este sábado 14 de enero para avanzar en el diseño y fecha del Congreso.
Al respecto, ha señalado que "es intrascendente que sea un mes antes o un mes después" y que lo "trascendente" en su opinión es "que haya un proceso de participación y de expresión a la ciudadanía". "Y a ver de qué manera podemos suturar las graves crisis de la desigualdad que se han producido en estos años", ha añadido.
En este sentido, el jefe del PSPV ha recordado que "la crisis nos ha dejado una gran desigualdad, una fractura enorme" y ha señalado que "ahora de lo que se trata es de suturar todas esa herida". Para ello, ha abogado por la necesidad de "un partido progresista muy potente" y de que el PSOE sea "capaz de interpretar adecuadamente" la situación.
En definitiva, Puig ha defendido la importancia de "no buscar viejas recetas, sino las recetas que exige este momento para que los principios del socialismo democrático absolutamente vigentes --igualdad, libertad, solidaridad-- se pongan a trabajar en la dirección actual, lo que es la modernidad". "Eso es lo que más le debe preocupar al PSOE", ha reivindicado.
"LA GESTORA SABE QUE TIENE UN TIEMPO LIMITADO"
Por otro lado, preguntado por los 100 días que ha cumplido este lunes la Gestora que dirige el PSOE desde la salida en octubre del que fuera secretario general Pedro Sánchez, el jefe de los socialistas valencianos ha asegurado que "el PSOE ha tenido la dificultad en estos momentos de readaptarse en la situación de salida --de Sánchez-- más o menos traumática, democrática en cualquier caso".
A pesar de ello, ha insistido en que la Gestora "está intentando desde luego poner el interés general de los ciudadanos por encima del interés del partido". "Y para mí eso es fundamental: se ha puesto desde el primer día el interés general por encima del partidario", ha reiterado.
"Por eso se han conseguido cuestiones básicas para los ciudadanos", entre las que ha destacado la subida del salario mínimo, la paralización de las 'reválidas' de Educación Secundaria y Bachillerato y "de alguna manera, intentar introducir una fortaleza de la democracia parlamentaria".
Sobre las críticas al trabajo de la Gestora, Ximo Puig ha recordado que "está actuando desde el mandato que le dio el Comité Federal" del PSOE y que "está haciendo simplemente lo que le encomendó el órgano democrático".
"La democracia son las normas, las formas y aceptar los resultados, siempre. Y en este caso, la Gestora sabe que tiene un tiempo limitado y que tiene que gestionar este presente", ha subrayado.