Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sí se Puede lleva a la justicia la posible desaparición de los convenios firmados con Waiter Music que investiga Púnica

El Grupo Municipal Sí Se Puede! Sanse de San Sebastián de los Reyes ha denunciado ante la justicia los posibles delitos de infidelidad en la custodia de documentos públicos y de omisión del deber de perseguir delitos relacionados con la posible desaparición de los convenios firmados en San Sebastián de los Reyes relacionados con la empresa Waiter Music, investigada en la Operación Púnica.
Así lo ha anunciado en su comparecencia voluntaria en la tercera sesión de la comisión especial de investigación su portavoz, Iván Cardador, apelando al deber de perseguir delitos en su calidad de autoridad como miembro electo de la corporación municipal de San Sebastián de los Reyes.
El concejal ha reflejado en su escrito de denuncia la posible desaparición de los convenios citados, así como que otros miembros de la corporación ya tenían conocimiento de dicha posible desaparición con anterioridad, lo que podría suponer una vulneración del artículo 408 del código penal.
"La autoridad o funcionario que, faltando a la obligación de su cargo, dejare intencionadamente de promover la persecución de los delitos de que tenga noticia o de sus responsables, incurrirá en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años", reza el artículo.
Con esta denuncia se apela a un posible delito de infidelidad en la custodia de documentos públicos, tipificado en el artículo 413 del Código Penal, relativo a que "la autoridad o funcionario público que, a sabiendas, sustrajere, destruyere, inutilizare u ocultare, total o parcialmente, documentos cuya custodia le esté encomendada por razón de su cargo, incurrirá en las penas de prisión de uno a cuatro años, multa de siete a veinticuatro meses, e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de tres a seis años".
"De resultar cierta la desaparición de los documentos, es un delito y debe estar judicializado y no resultan válidas las denuncias públicas o políticas para apuntarse tantos, debemos ser serios con nuestras responsabilidades como cargos públicos", ha manifestado Cardador.