Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión incondicional para cuatro de los detenidos en la operación contra el banco privado Bandenia

El juez de la Audiencia Nacional ha decretado este miércoles prisión incondicional para cuatro de los detenidos este martes en el marco de un operativo contra el banco privado Bandenia por delito de blanqueo de capitales y ha dejado en libertad a otras dos mujeres.
Tras tomarles declaración durante ocho horas, el magistrado de la sala de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional ha acordado prisión incondicional para cuatro de ellos por delitos de blanqueo de capitales, estafa y pertenencia a organización criminal.
Asimismo, el magistrado de la Audiencia Nacional ha dejado en libertad a otras dos mujeres detenidas en el marco de este operativo, aunque les ha impuesto las medidas de prohibición de abandonar el país y comparecencias mensuales ante el juez, informaron a Europa Press fuentes jurídicas.
En el marco del operativo llevado a cabo este martes por agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) se practicaron además siete registros. Los agentes se desplegaron en el madrileño municipio de Las Rozas, donde tiene su sede esta entidad bancaria, al sospechar que habría colaborado en el desvío de fondos de origen delictivo.
La conocida como 'Operación Evasión' arrancó hace dos años en el marco de una investigación por narcotráfico contra Ana María Cameno, conocida como 'la reina de la coca' en España. A raíz de la misma se averiguó cómo la red criminal que reorganizó la narcotraficante utilizó una serie de personas que blanqueaba el dinero ilícito obtenido de estas actividades y que contrató, presuntamente, con Bandenia.
La entidad, que no tiene certificación bancaria, está inscrita en la isla africana Mohéli, al norte de Madagascar. Se sospecha que desde este banco se habría blanqueado dinero procedente de delitos de prostitución y narcotráfico, según fuentes jurídicas.