Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para el guardia civil detenido por el accidente mortal en Torremolinos

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Torremolinos (Málaga) ha decretado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para el agente de la Guardia Civil detenido por su presunta relación con el accidente mortal ocurrido en la tarde del pasado miércoles en la A-7, en dicha localidad.
Así lo han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, apuntando que al hombre, que ha sido puesto a disposición judicial este jueves, se le investiga por dos delitos contra la seguridad vial, tres delitos de homicidio imprudente y siete de lesiones. El detenido dio positivo en las pruebas de alcohol y drogas que se le realizaron.
El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha señalado que el arrestado es sargento de dicho cuerpo, no estaba de servicio en ese momento e iba solo en el vehículo. Así, ha apuntado que al margen del proceso judicial iniciado, lo que hace la Guardia Civil a raíz de estos hechos "es el cese inmediato de destino y suspensión de sus funciones".
El siniestro múltiple se ha saldado por el momento con la muerte de tres personas, una el día del accidente y otras dos que se encontraban ingresadas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Regional de Málaga y que finalmente han fallecido por las heridas que sufrieron.
Sanz ha indicado que las víctimas del accidente, en el que se vieron implicados tres vehículos, eran "turistas de baréin" que habían llegado a Málaga por tren e iban a Marbella mediante un servicio de taxi, según los primeros datos de la investigación.
Así, en el Hospital Regional ingresaron tres personas, los dos fallecidos esta madrugada, un hombre de 26 años y una mujer de unos 30 años, han precisado fuentes sanitarias a Europa Press. En este centro hospitalario permanece ingresada una mujer de 18 años, que se encuentra estable dentro de la gravedad.
Por otro lado, en el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria están ingresadas dos mujeres, madre e hija, que están recuperándose de las fracturas sufridas en el accidente de tráfico.
El sistema Emergencias 112 Andalucía recibió en torno a las 16.15 horas una decena de llamadas de testigos presenciales solicitando asistencia sanitaria en el lugar del siniestro. Así, se dio aviso a Guardia Civil, a la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), al Parque de Bomberos de Torremolinos, Policía Nacional y Policía Local.
Como consecuencia del accidente, el operativo habilitó un paso entre el arcén y el carril derecho de la AP-7 mientras se producían las tareas de retirada de los vehículos siniestrados. El suceso se produjo en el entronque de la A-7 y la AP-7, en la hiperronda, en sentido Cádiz, a la altura de Torremolinos.
Declara que “había tomado un pincho y una cerveza”
La abogada del guardia civil implicado en el accidente mortal de tráfico que se ha saldado con la vida de tres personas en Torremolinos, ha asegurado que aún no está claro que el acusado haya tomado drogas y ha defendido que su cliente solo había "tomado un pincho y una cerveza", según ha declarado ante el juez.
“Él sí que es verdad que ha mostrado su arrepentimiento, está totalmente muy arrepentido, ha dado positivo, efectivamente, en la prueba de alcoholemia, pero muy, muy, ya tocando la sanción administrativa, que ha dado 0,43. Hasta ahora vamos a esperar, se recurrirá el auto de prisión y a ver qué es lo que dice su señoría
Cuando se le ha preguntado a la abogada si su cliente había tomado drogas, ha afirmado que; “hay ahí un poco de confusión y se le ha vuelto a tomar, por parte del médico forense, una muestra de orina para certificar efectivamente si da o no positivo en eso, ahora mismo no está claro”.
“Él ha declarado ante el juez y ha dicho que él venía a una velocidad razonable, que había tomado un pincho de patata y una cerveza, y que se le atravesó un coche y quiso esquivarlo con la mala fortuna que se fue al otro lado y se fue contra el taxi. Lo siente en el alma, sí que es verdad que iban sin cinturón de seguridad pero eso no implica por supuesto el resultado que se ha obtenido”.