Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En celdas separadas y con protocolo antisuicidios por el asesinato de Carrasco

En celdas separadas, incomunicadas entre ellas y con un protocolo especial de prevención de suicidios. Así han pasado sus primeras horas Montserrat González y Triana Martínez en la cárcel de Mansilla de las Mulas. El juez ha ordenado su ingreso en prisión tras ser imputadas como presuntas autoras de la muerte de Isabel Carrasco. Ambas pueden ser condenadas por un delito de homicidio penado con hasta 20 años de cárcel.

De madrugada llegaban en furgones separados madre e hija hasta la prisión de Villahierro de la localidad de Mansilla de las Mulas, apenas a media hora de León.
El juez ha decretado para ambas prisión sin fianza. A ambas se les imputa por asesinato de la política popular, la tenencia de armas y por un delito contra la autoridad, lo que agravaría la pena. Por ello, pueden ser condenadas con penas de hasta 20 años de prisión.
En la cárcel, madre e hija permanecen en celdas separadas, incomunicadas y siempre acompañadas por otras reclusas como parte del protocolo antisuicidios.
"Dejad a mi hija en paz, porque yo fui quién disparó"
Durante horas, madre e hija estuvieron prestando declaración ante el instructor del caso, que se ha centrado en arrancar de la madre, Monserrat, la misma declaración que les espetó a los agentes que la custodiaban, "dejad a mi hija en paz porque fui yo quién disparó”. “Lo planifiqué hace más de un año porque es un tema mío personal con Carrasco”, dijo.
Una confesión que llegó después de que Montserrat pudiera ver de lejos y durante unos segundos a su hija Triana, abatida, tras pasar el día en los calabozos,  la policía la llevó a la comisaría donde estaba la madre para ponerla al límite.
Las primeras investigaciones apuntan a que madre e hija habían intentado varias veces el crimen. En casa de Triana la policía ha encontrado planos de seguimiento a la presidenta de la Diputación e incluso recortes de prensa  de Isabel Carrasco.
Una mujer con la que Triana tuvo una buena relación, al principio, y luego diferencias profesionales y políticas porque Triana quiso ir en las listas del PP de 2011 y no lo consiguió.