Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El rey pide actuar frente al cambio climático porque "están en juego vidas humanas"

El Rey Felipe VI ha urgido en su primer discurso en Naciones Unidas a "actuar con decisión" frente al cambio climático pues detrás del ascenso de unos pocos grados de la temperatura global del planeta "están en juego vidas humanas y la continuidad misma" de las sociedades.

Un día antes de su estreno ante la Asamblea General de la ONU, el monarca ha intervenido este martes en la Cumbre sobre el Clima que acoge este martes la sede de Naciones Unidas en Nueva York, y en la que participan un centenar de líderes mundiales.
"Hoy el reto común que representa el cambio climático ha adquirido una mayor urgencia. Amenaza los equilibrios básicos que hacen posible la vida y la continuidad de nuestra civilización y nos obliga, por ello, a actuar con decisión", ha alertado Felipe VI en el inicio de su alocución.
"No podemos esperar", ha advertido y se ha referido expresamente a los habitantes del planeta más vulnerables frente al cambio climático, como los ciudadanos de las islas del Pacífico, del Indico o del Caribe, países entre los que España ha desplegado una intensa campaña en busca de apoyos para conseguir entrar en el Consejo de Seguridad de la ONU en el bienio 2015-2016.
Pero también ha mencionado a los habitantes de las zonas costeras de países como España, áreas montañosas donde desaparecen los glaciares, regiones amenazadas por la desertificación, así como a quienes dependen para su subsistencia de los mares y de los océanos.
"Que nadie se llame a engaño. Ninguno de los países aquí representados puede esperar", ha zanjado antes de reconocer que hay motivos para la "esperanza".
En opinión del Rey, en los últimos años la comunidad internacional ha "avanzado con medidas que, aun siendo insuficientes, apuntan en la buena dirección". "Ahora toca acelerar el paso", ha dicho.
Felipe VI ha hecho un llamamiento para que en la Cumbre del Clima que acogerá París en 2015 se adopte un nuevo acuerdo global "vinculante" que permita combatir el cambio climático "de manera conjunta y coordinada". "Seamos ambiciosos, seamos inteligentes... seamos sensibles y solidarios", ha animado.
El firme compromiso de España
El Rey ha querido dejar claro el "firme" compromiso de España en este reto y ha recordado que nuestro país ha sido "pionero" en la puesta en marcha de medidas para reducir las emisiones.
Así, ha indicado que España, "con gran esfuerzo de todos", está cumpliendo los objetivos de reducción de los gases de efecto invernadero fijados para 2020 y que su siguiente meta, compartida con la UE, es reducir las emisiones en un 40% en 2030, respecto de los niveles de 1990.
Con orgullo ha destacado cómo España se ha convertido en el primer país del mundo en el que la energía eólica se ha situado como la primera fuente de generación de electricidad a lo largo de un año completo.
Ha añadido que nuestro país se ha propuesto "descarbonizar" más su modelo económico con proyectos como el llamado Huella de Carbono, que anima a las empresas a que calculen y registren oficialmente el total de gases con efecto invernadero que provocan en su cadena de producción.
En el plano internacional, ha recordado que España fue el primer país en contribuir al Fondo de Adaptación que financia programas en países en desarrollo firmantes del Protocolo de Kyoto.
Felipe VI ha insistido en que las soluciones no se pueden buscar "ni de forma aislada ni en el corto plazo". "Solo las encontraremos si somos capaces de forjar un compromiso global y duradero", ha subrayado.
Tras declararse un apasionado de la ciencia y la naturaleza, ha concluido su intervención, pronunciada en español, llamando a la acción para "asegurar" que las siguientes generaciones puedan contemplar también desde el espacio la Tierra, como hizo por primera vez la generación a la que él pertenece con aquella instantánea que tomó desde el espacio la tripulación del Apolo 17 en 1972, popularmente conocida como 'La canica azul'.