Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primarias, derechos de los afiliados y definición ideológica, principales debates en el congreso de Ciudadanos

Varias enmiendas modifican el régimen disciplinario para garantizar que los afiliados puedan opinar libremente
Las primarias y la forma en que deben llevarse a cabo y los derechos de los afiliados serán dos de los principales debates en el congreso de Ciudadanos el próximo febrero, ya que las enmiendas presentadas por la militancia a la ponencia de Estatutos inciden especialmente en estas dos cuestiones. Otro asunto destacado será la definición y sus etiquetas ideológicas.
En la IV Asamblea General de C's se votarán siete enmiendas a la totalidad --dos al documento de ideario, dos al de estrategia política y tres al de Estatutos-- y 68 enmiendas parciales.
Las tres propuestas a la totalidad referidas a los Estatutos plantean una revisión de las normas que quiere establecer la dirección del partido para el sistema de primarias con el que se elige a los candidatos a ocupar cargos públicos. Como ya hizo previamente el Consejo General al modificar la propuesta inicial de la Ejecutiva, los enmendantes pretenden que las primarias estén menos restringidas.
Lo que dice ahora el documento base de Estatutos es que los militantes votarán para escoger al candidato a presidente del Gobierno, a las presidencias de los gobiernos autonómicos, a las alcaldías de las capitales de provincia donde haya más de 400 afiliados y a las alcaldías de los municipios donde haya más de 400 afiliados, así como los cabezas de lista a las elecciones generales, autonómicas y europeas en aquellas circunscripciones donde haya más de 400 afiliados.
Para generalizar más las primarias, una de las enmiendas defiende bajar el umbral de afiliados a 200 y, en las candidaturas de los comicios generales, autonómicos y europeos, votar los cinco primeros puestos en vez de solo el primero. En los casos en los que no se celebren primarias, plantea que las listas las confeccionen los Comités Autonómicos, y que el papel del Comité Ejecutivo se limite a vetar a algunos candidatos de forma motivada.
Hay otra enmienda a la totalidad que va aún más lejos, al pedir que todos los puestos de las listas electorales de Ciudadanos, en todos los ámbitos territoriales, se establezcan por primarias. Por último, la tercera enmienda a la totalidad propone una formulación menos precisa y dice que se celebrarán primarias "como regla general" para "los primeros puestos de las listas electorales" en todos los ámbitos territoriales.
En el otro extremo, una enmienda parcial aboga por mantener las normas de primarias que plantea la dirección del partido pero endureciendo las condiciones para participar, al impedir que concurran quienes lleven menos de dos años afiliados.
PROCESOS ELECTORALES INTERNOS
En el congreso de Ciudadanos también se hablará de los procesos internos para escoger a los cargos del partido. Al respecto, las enmiendas piden que, aunque haya excepciones, la norma general sea la presentación de listas abiertas, en vez de cerradas, o que para formar parte del Consejo General y la Comisión de Garantías se exija una antigüedad de seis meses en el partido, no de 18 y 36 meses, como quiere la dirección.
Además, en una de las enmiendas a la totalidad, los enmendantes solicitan que siempre que se vote, tanto para los cargos orgánicos como para los aspirantes a cargos públicos, se haga de manera presencial, no telemática.
MODIFICAR EL RÉGIMEN DISCIPLINARIO
Otro asunto que los militantes de Ciudadanos quieren tratar en la Asamblea General es el de los derechos de los afiliados y el régimen disciplinario. Así, las enmiendas piden que los afiliados dispongan de cauces de comunicación para pedir información u opinar libremente ante la dirección del partido, o que les puedan presentar peticiones y propuestas.
También se busca modificar el régimen disciplinario planteado por la Ejecutiva y avalado por el Consejo General, que fue muy criticado por algunos militantes. Para ello, las tres enmiendas a la totalidad matizan la redacción referente a las infracciones clasificadas como muy graves.
El objetivo es garantizar que los afiliados puedan manifestar libremente sus opiniones aunque éstas sean contrarias a lo que defiende el partido. En unos casos, se aclara qué se entiende exactamente por declaraciones "contrarias a los intereses del partido"; y en otros, se elimina la frase que prohíbe "la creación o participación en corrientes de opinión contrarias a los intereses del partido en su conjunto".
Aparte, dos de las enmiendas a la totalidad proponen mantener las sanciones y los tiempos de prescripción de las infracciones tal cual están en los Estatutos de 2011 (los actualmente vigentes), que en este aspecto son menos duros que lo que quiere aprobar la dirección de C's.
Otros temas que se repiten en las enmiendas a la ponencia de Estatutos tienen que ver con un control más claro del Consejo General sobre la Ejecutiva y una mayor autonomía de las agrupaciones y de los comités territoriales de distintos niveles. Asimismo, hasta cinco enmiendas solicitan que los afiliados no estén obligados a participar en campañas electorales o a ejercer como apoderados, o que lo hagan en función de su disponibilidad.
Por último, hay un enmendante de los Estatutos que apuesta por defender "los intereses comunes de la ciudadanía por encima de cualquier particularismo territorial" y trabajar para "corregir el déficit de representación que sufre la población no nacionalista".
LA ETIQUETA DE SOCIALDEMÓCRATA
Para cada una de las tres ponencias que se debatirán en la Asamblea General, se votarán 25 enmiendas, cinco de las cuales fueron repescadas por los afiliados en una votación después de que la dirección del partido las descartara.
Dentro de las enmiendas parciales al ideario, hay tres que aluden a la definición ideológica de Ciudadanos. Dos de ellas plantean seguir afirmando que el partido se nutre "socialismo democrático", no solo del "liberalismo progresista", y la tercera describe a C's como un partido "liberal progresista, socialdemócrata" --en lugar de "demócrata"-- "y constitucionalista".
Este asunto ya se reflejaba en las dos enmiendas a la totalidad del nuevo ideario de Ciudadanos que fueron seleccionadas para su debate en el congreso de febrero. En concreto, proponen mantener el ideario aprobado en 2011 y, por tanto, que permanezcan las alusiones al origen del partido --como reacción al nacionalismo catalán-- y la referencia al "socialismo democrático".
En cuanto a las otras dos enmiendas repescadas para el documento de valores, lo que plantea es manifestar el compromiso del partido con el medio ambiente y recuperar para el Estado las competencias de educación, sanidad y justicia, que ahora ejercen las comunidades autónomas.
Entre las enmiendas de estrategia política que han sido recuperadas por los afiliados, destaca una que exige "un control riguroso sobre las competencias cognitivas" que se imparten en las comunidades autónomas, a fin de "evitar el sectarismo y adoctrinamiento al que se ha llegado en algunas de ellas". Otros enmendantes defienden medidas para combatir activamente la corrupción y para potenciar el papel de la militancia en la estrategia y la acción política de C's.