Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos presupuestos austeros para ganar unas elecciones

Por primera vez en cinco años, los presupuestos de 2016 incluirán una subida salarial a los funcionarios. El incremento será del 1 por ciento, insuficiente para muchos. A escasos meses de las elecciones, en septiembre, el Gobierno les abonará otro 25 por ciento de la paga extra que les deben desde 2012. Las pensiones subirán en 2016 lo mínimo marcado por la ley: un 0,25 por ciento. El gasto en prestaciones por desempleo bajará un 22 por ciento y, por primera vez en ocho años, se situará por debajo de los 20.000 millones, gracias al aumento del empleo pero también porque la mitad de los parados ya no cobra prestación. La partida para pagar los intereses de la deuda cae un 5 por ciento. Unas cuentas todavía austeras centradas en seguir reduciendo el déficit.