Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presidente del TC reclama "estabilidad política" y un "debate sosegado" para afrontar la reforma de la Constitución

Pérez de los Cobos rechaza el "juego partidario" y propone regular las conferencias sectoriales y de presidentes
El presidente del Tribunal Constitucional (TC), Francisco Pérez de los Cobos, ha defendido este miércoles una reforma de la Constitución pero a partir de un "debate sosegado" y en medio de un "clima de estabilidad política".
En una conferencia impartida a título personal en las jornadas "Canarias ante la Reforma Constitucional", ha destacado que reformar la Constitución es la "mejor forma" de garantizar su "perdurabilidad, eficacia y renovar el consenso social que la legitima".
Tras hacer un largo repaso sobre la historia de la 'Carta Magna', ha defendido la función del TC en la defensa del Estado autonómico, con "importantes desafíos" al modelo territorial resueltos con "notable coherencia" y respeto a la ley.
Para Pérez de los Cobos, el título VIII es el que necesita "mayores retoques", al tiempo que ha criticado la "urgencia y premura" de los que quieren reformar el texto a través del artículo 135.
En su opinión, la reforma de la Constitución debe ser el resultado de una "amplia negociación política" que intente "repetir" los consensos de 1978 y evitando "los errores en que se incurrió", concretamente "dejar el modelo de Estado abierto e inacabado y al albur del juego partidario".
En esa línea, y bajo la atenta mirada del presidente canario, Fernando Clavijo, ha expuesto que se precisa de una "reforma limitada" sobre aquellos aspectos que lo necesiten, descartando el "bipolarismo hispánico" que va de la "sacralización" del documento a la "impugnación general".
"En la mayoría de aspectos, la Constitución ha funcionado", ha resaltado, incidiendo en que hay cambios que se pueden ejecutar a través de cambios en las leyes orgánicas, para lo que solo hace falta "voluntad política".
En cuanto a las propuestas, ha dicho que la reforma debe ir enfocada a lograr la "eficiencia" de los poderes públicos para evitar la "conflictividad" entre las instituciones, no dotando de más competencias "porque sí".
MECANISMOS PARA EVITAR RECURSOS
"Se trata de diseñar un sistema y ver quién puede desempeñar mejor las funciones, y así que el titular de la competencia tenga seguridad jurídica", ha explicado
Además, ha valorado sacar más partido a los principios de lealtad constitucional, solidaridad, igualdad de los españoles, prevalencia y subsidiariedad, e "institucionalizar" mecanismos que impidan llegar al recurso ante el TC, que debe ser la última opción.
En ese sentido, ha puesto como ejemplo la eficacia de las comisiones bilaterales y ha abogado por "regular" las conferencias sectoriales y las conferencias de presidentes, lo mismo que mejorar el encaje con el derecho comunitario.