Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presidente Santos dice que el acercamiento de presos de ETA no haría "daño a nadie" aunque no quiere "inmiscuirse"

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, considera que acercar al País Vasco a los presos de ETA, como reclama el PNV, es algo que no haría "daño a nadie", aunque ha dejado claro que no quiere inmiscuirse en "asuntos internos de España" y que la situación con ETA no es comparable al proceso de paz colombiano.
"No quiero inmiscuirme en asuntos internos de España, pero no vería ningún problema en que paguen sus penas en unas cárceles más cerca del sitio donde viven. Es algo que no creo haga daño a nadie, pero los casos de España y Colombia son muy distintos y compararlos en muchos sentidos no parece ser lo correcto", ha dicho en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press.
Santos respondía así preguntado por las críticas al proceso de paz que han surgido desde la propia Colombia, en particular por parte del expresidente Álvaro Uribe, que ha opinado que los españoles no consentirían un acuerdo con ETA parecido a lo que Santos ha pactado con las FARC.
"Muchos de los que hoy dicen que se están haciendo cosas que ellos no aceptarían son los mismos que en su época lo hicieron y lo propusieron", ha respondido el presidente colombiano, añadiendo que en este asunto ha habido "muchas contradicciones".
Santos, que almuerza este miércoles con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reiterado después que, conforme al acuerdo con las FARC, quienes se acojan al proceso de paz y cumplan sus términos no podrán ser extraditados y podrán aspirar a cargos políticos --como ocurrió en el pasado con el M19--. "Que dejen las balas y las cambien por lks votos, ese es el fin fundamental de todo proceso de paz", ha dicho.
El presidente colombiano cree que el proceso no tendrá marcha atrás aunque en 2018 ganen las elecciones presidenciales sus adversarios, porque para entonces las FARC habrán entregado las armas y se habrán incorporado en la vida civil, así que "el proceso será irreversible".