Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presidente de la Diputación de Lugo pide "autocrítica" al PSOE y el alcalde díscolo de Becerreá arremete contra Besteiro

Darío Campos cree puede haber influido que "compañeros del partido no trabajaran todo lo que tenían que trabajar" a favor de Leiceaga
El presidente de la Diputación de Lugo, el socialista Darío Campos, ha hecho este martes un llamamiento al partido a hacer "autocrítica" tras los resultados de las elecciones autonómicas; mientras que el alcalde díscolo de Becerreá, Manuel Martínez, ha arremetido contra el que fue secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro.
Dos días después de las elecciones del domingo, Campos ha considerado que hay que hacer "autocrítica dentro del partido" y ha emplazado a realizarla en el "comité federal" convocado para el sábado 1 de octubre por el PSOE a nivel federal.
Admite que los "malos resultados" en Galicia son fruto de "varios factores, no de una sola causa" e insistió en "hacer autocrítica y seguir trabajando". "Lo importante es seguir trabajando para las vecinas y los vecinos de Lugo", ha zanjado el presidente provincial.
Darío Campos, que ha abundando en que hay que hacer un "análisis" para buscar la causa de que "estos resultados no hayan sido buenos", ha considerado que los motivos del resultado "son multifactoriales", y ha hecho especial hincapié en que la cuestión "interna del partido" haya podido "ayudar".
"A lo mejor la situación, por lo que se está viendo, no está tan mal como se creía y la sociedad y los vecinos son capaces de discernir esa situación. Hay que hacer autocrítica profunda, en los órganos donde hay que hacerla que es dentro del partido y no fuera", ha subrayado.
Además, ha reconocido que puede haber influido que "compañeros del partido no trabajaran todo lo que tenían que trabajar para que (Xoaquín Fernández) Leiceaga fuera presidente de la Xunta".
"MANEJAR POR DETRÁS"
Por su parte, el alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, que ha sido suspendido "cautelarmente" de militancia en el PSOE, ha acusado al exsecretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, de "manejar por detrás" del partido, y ha asegurado que las gestoras de Lugo y Santiago son "títeres" de éste.
Martínez, que presume de "más de 40 años de militancia", ha asegurado que la debacle del PSOE en las gallegas "era la crónica de un desastre anunciado por el planteamiento tanto de la campaña electoral como por la actuación de la gestora".
"No tiene sentido que dos personas, tanto la gestora de Lugo como la de Santiago no hayan intervenido, no hayan hecho declaraciones ninguna y no hayan asumido su responsabilidad por los resultados que son consecuencia de la inactividad y de la paralización de un partido que está dirigido en diferido por dos personas. Las dos gestoras son títeres de este responsable político que se empeña en seguir por detrás para manejar el partido", ha manifestado.
Martínez ha llegado incluso a equiparar que tanto Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, y Besteiro son "dos líderes clonados, que están empeñados en partir al partido en dos". "Lo primero que tienen que hacer es asumir sus responsabilidades, tanto el presidente de la gestora de Lugo como la de Santiago", ha incidido, de nuevo.
El también diputado no adscrito en la Diputación de Lugo ha reconvenido que la "campaña (de las autonómicas en Galicia) fue un desastre". "Al candidato no lo conocía nadie (por Leiceaga) aunque es una persona preparada y hubiera sido buen presidente de la Xunta, fue un paracaidista puesto por intereses personales", ha indicado en referencia al cabeza de cartel, que se disputó con José Luis Méndez Romeu la candidatura en unas primarias.
Martínez sobre los malos resultados del PSOE en Becerreá, un 19 por ciento de los votos por un 57 del PP, justificó que viene dado por "alguna desafección" de sus vecinos al Partido Socialista. "En estos nueve meses se intentó y se siguió criminalizando a su alcalde (por él). (mientras que) inversiones que tenían que venir para Becerreá se consiguieron gracias a otros apoyos de la oposición", ha esgrimido como posibles causas.