Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Preocupación en el comité de la base de Morón por la elección de Trump al temer más reducción de plantilla

Creen que Trump puede promover políticas "más severas respecto a los trabajadores españoles" del recinto militar
El comité de empresa de Vectrus, la sociedad gestora de los servicios civiles de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa, ha mostrado este miércoles su "preocupación" ante la victoria del republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU, al temer que el desembarco de una figura "de talante xenófobo y populista de derechas" derive en nuevas reducciones de la plantilla española de la base, en favor de los militares y empleados estadounidenses.
José Armando Rodríguez (UGT), presidente del comité de empresa de la base de Morón, cuyo uso comparten España y Estados Unidos, ha manifestado a Europa Press que los trabajadores españoles de la base de Morón han vivido con "desánimo" y "preocupación" el resultado de las elecciones presidenciales de Estados Unidos.
Y es que si la etapa de Barack Obama como presidente de Estados Unidos ha supuesto para la plantilla española de la base de Morón tres expedientes de regulación de empleo con un total de 250 despidos, la llegada a la Presidencia de un político "de talante xenófobo y populista de derechas" lleva a pensar que Estados Unidos promoverá políticas "más severas respecto a los trabajadores españoles" del recinto castrense.
"PREOCUPACIÓN" ENTRE LOS TRABAJADORES ESPAÑOLES
Y es que según avisa José Armando Rodríguez, Donald Trump incluso ha hablado de la idea de que los países que cuenten con bases estadounidenses en su territorio paguen "cánones" a Estados Unidos, por contar con "protección" a través de las tropas norteamericanas. En cualquier caso, los trabajadores españoles de la base de Morón están "preocupados", ante la posibilidad de que el nuevo presidente de Estados Unidos, por su perfil "xenófobo y populista", apriete aún más el devenir de la base en favor de los militares y empleados estadounidenses y en detrimento de la plantilla española.
El comité de empresa, por eso, ha insistido una vez más en reclamar una revisión del convenio de cooperación entre España y Estados Unidos en materia de defensa, donde se regula el uso de la base de Morón, al objeto de proteger a la plantilla española, equiparar las condiciones de la plantilla con las de los trabajadores de la base de Rota (Cádiz) y del resto de bases estadounidenses en Europa, con una "cuantificación" entre otros aspectos de las necesidades laborales de la base y contraprestaciones para España en materia de empleo.
LA BASE DE MORÓN
Recordemos que mediante la última enmienda al convenio de cooperación de 1988 entre España y Estados Unidos en materia de defensa, la base de Morón fue convertida en sede permanente de las fuerzas militares estadounidenses de intervención en África. En paralelo, el contingente estadounidense radicado en la base de Morón pasaba de los aproximadamente 850 infantes de marina y 17 aeronaves que acogía mediante prórrogas anuales, a un despliegue permanente de 2.200 militares, 500 civiles y 21 aeronaves.
Además, la enmienda aumentaba hasta los 800 efectivos y 14 aeronaves el límite adicional para despliegues temporales, de modo que la base sevillana puede acoger hasta 3.000 militares estadounidenses en momentos puntuales.
Este notable incremento de la presencia militar estadounidense llegaba después de que entre 2010 y 2014, Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), como anterior concesionaria del contrato de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa para la gestión de los servicios civiles de la base de Morón, acometiese 240 despidos entre los trabajadores españoles del recinto militar, desencadenando el conocido conflicto laboral.
Ya en 2015, la empresa estadounidense Vectrus, que ha sucedido a VBR en este contrato de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa, acometía otros diez despidos, por lo que la plantilla española de la base de Morón suma 250 despidos desde finales de 2010.