Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido por una presunta violación en el distrito madrileño de Retiro

Detenido por una presunta violación en el distrito madrileño de Retirotelecinco.es

La Policía Nacional detuvo en el distrito madrileño de Retiro a un hombre de nacionalidad rumana, de 36 años, minutos después de que una mujer denunciara haber sido agredida sexualmente por un extraño en la vía pública, concretamente a la altura del número 6 de la calle Cerro Negro, en un lugar próximo a la estación de Méndez Álvaro.

La denuncia se activó a las 00.20 horas del pasado 17 de julio con una llamada a la Sala 091, según el atestado policial al que ha tenido acceso Europa Press. Una patrulla de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana que hacía servicio a unos 20 metros de la zona dentro de la 'Operación Verano' acudió a la llamada de auxilio.
Un hombre relató a los policías que un varón había agredido a una mujer, que se encontraba junto a él. Este testigo explicó que el agresor era de baja estatura, con barba y cabeza rapada, y que vestía una camiseta de manga corta de color azul claro y bermudas de color oscuro. La agresión se produjo detrás de unos arbustos en la calle Cerro Negro, que discurre en paralelo a la Avenida de la Paz.
Los agentes se entrevistaron de forma reservada con la mujer. Ésta se encontraba muy alterada y les explicó que se acababa de mudar y que, en ese momento, no recordaba la dirección exacta ni el número de teléfono de su domicilio. Según ella, había salido de su casa para comprar pan cuando fue abordada por un individuo que, tirándole del pelo, la dejó caer al suelo, detrás de unos arbustos.
El agresor, según su relato, le cogió por el cuello y comenzó a bajarle los pantalones. Al ver que se resistía, le golpeó con una piedra en el pecho, tapándole a continuación la boca con una mano. "Posteriormente el varón le bajó los pantalones, rompiéndole las bragas a M.R, comenzando a penetrarle vaginalmente", relata el atestado policial.
M.R. aportó la misma descripción de su agresor que el hombre que la socorró en la vía pública, explicándole que no lo conocía de nada. En ese momento, los policías comenzaron una batida por la zona, encontrando a un hombre que coincidía con las características físicas agazapado entre unos matorrales.
Tras detenerlo, en la misma calle, la mujer víctima de la agresión empezó a gritar señalándole: "Es él, es él". Según la Policía, "lo reconoció sin ningún género de dudas como el varón que le había agredido sexualmente instantes antes".
Una unidad del SAMUR asistió a la mujer, que manifestó su deseo de denunciar los hechos, lo que hizo en compañía de un agente de la Policía Nacional. Debido a la naturaleza de los hechos, se personó en el lugar la Policía Científica, que realizó una Inspección Ocular Técnico Policial tras acordonarse la zona.
El arrestado estaba indocumentado, aunque su cartera con su carta de identidad rumana apareció en el lugar de los hechos. Su toma de declaración se llevó a cabo a las 1.10 horas del mismo 17 de julio, menos de una hora después de la llamada de alerta, en la Brigada Provincial de Policía Judicial ante el servicio de guardia de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM).