Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los policías que patrullen las calles tendrán chaleco antibalas en 2015

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díazcuatro.com

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que patrullen las calles españolas contarán con chaleco antibalas y anticuchillo en el primer semestre de 2015, una vez que la Dirección General de la Policía termine la entrega de 21.126 chalecos antibala y anticuchillo iniciada en 2013. La inversión que se ha llavado a cabo para garantizar a los agentes este elemento es de 6,5 millones de euros. El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, cree que es necesario que "los policías se sientan seguros".

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que patrullen las calles españolas contarán con chaleco antibalas y anticuchillo en el primer semestre de 2015, una vez que la Dirección General de la Policía termine la entrega de 21.126 chalecos antibala y anticuchillo iniciada en 2013 y en la que se han repartido casi 13.000 unidades hasta el momento, y que tendrá un coste de 6,5 millones de euros.
Interior tiene previsto que antes de que el año finalice los agentes de las Unidades de Prevención y Reacción dispongan de chalecos, y que el resto de agentes de seguridad ciudadana lo reciban en el primer semestre de 2015. La semana pasada se recepcionó una nueva partida de 2.200 chalecos para su inmediata distribución. Durante el próximo 2015 continuarán su distribución, quedando pendiente la entrega de unas 6.600 unidades.
El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha asegurado que "es necesario que los policías se sientan seguros para ofrecer un servicio de seguridad al ciudadano" y ha destacado que esta es una "prioridad máxima" para su departamento. "Nuestro compromiso es seguir trabajando en el futuro para continuar mejorando la seguridad de todos los policías nacionales", ha subrayado Cosidó.
Estos chalecos de protección individual ante el impacto de proyectiles y armas blancas aúnan eficacia, discreción y comodidad, garantizando la protección y disponiendo de la flexibilidad necesaria para ser utilizado en vehículos y en operaciones con armas, según explica la Dirección General de la Policía.
Este tipo de chaleco está formado por un conjunto de láminas a base de fibras sintéticas de alta resistencia y tenacidad de base aramida e hidrofugadas. Las fibras que conforman el paquete balístico son resistentes al calor, al frío y al agua. Compatible con el máximo nivel de protección ante distintos calibres, cuchillas y punzones, también se ha buscado lograr el menor peso posible. Los chalecos adquiridos pesan entre 1,3 kg y 1,7 kg dependiendo de la talla.