Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 5.000 firmas respaldan la iniciativa contra las primarias de Pablo Iglesias

El manifiesto 'Podemos es participación' que busca frenar las primarias de las elecciones generales y modificar su reglamento ha sumado ya el apoyo de más de 5.200 personas, de los cuales 721 son cargos o representantes de la formación morada en las instituciones locales y autonómicas.

El reglamento y el calendario aprobado por la dirección nacional para celebrar este proceso ha generado una gran contestación tanto desde las bases como desde varias agrupaciones territoriales, que consideran que el sistema elegido no garantiza suficientemente ni la pluralidad ni la participación a la hora de configurar las candidaturas.
De hecho, se trata de la rebelión interna más grande que ha vivido el partido liderado por Pablo Iglesias desde que naciera hace un año y medio. Aunque la dirección nacional se ha enfrentado en varias ocasiones a las críticas de los sectores más activos y cercanos a las bases, nunca antes esta corriente había recabado, de forma pública, el apoyo de más de 700 cargos y dirigentes de la formación morada.
Entre los aspectos del reglamento que más críticas despiertan figuran, además del calendario, la posibilidad de votar a equipos completos con un solo 'click', el sistema conocido como 'lista plancha'. Este mecanismo, según denuncian sus detractores, favorece a las candidaturas más conocidas, que una vez más serán las arropadas por la dirección nacional y el secretario general, Pablo Iglesias.
Los críticos también rechazan el sistema elegido para conformar la candidatura al Congreso, que fija una única circunscripción a nivel estatal, en lugar de permitir que los inscritos en cada provincia escojan en votaciones diferencias a sus candidatos a la Cámara Baja. Este sistema facilita, a su juicio, que se pueda imponer desde Madrid una lista de candidatos y que éstos puedan presentarse en circunscripciones con las que no tienen ningún tipo de vinculación.
"Necesitamos unas primarias que abran un plazo razonable que permita discutir con otras fuerzas sociales y políticas sin caer en una suma de siglas o de aparatos. Necesitamos unas primarias que faciliten la pluralidad para reflejar la diversidad de quienes nos sumamos al cambio", señala el manifesto publicado en la web 'Podemos es participación', a través de la cual sus impulsores pretenden recoger las firmas necesarias para reclamar la celebración de una consulta.
En esta línea, reclaman unas primarias "que conformen las listas en virtud de criterios de cercanía, ya sea a escala provincial o autonómica, potenciando la relación de los inscritos con sus candidatos y candidatas, mejorando la implantación territorial y necesaria para ganar las elecciones".
Entre los más de 700 cargos del partido que se han sumado a esta iniciativa figuran, por ejemplo, las secretarias generales de Podemos en Andalucía y Navarra, Teresa Rodríguez y Laura Pérez; el alcalde de Cádiz, José María González; la presidenta del Parlamento balear, Xelo Huertas; la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada, los eurodiputados Lola Sánchez y Miguel Urban y personalidades afines a Podemos como el actor Albderto San Juan y el músico Nacho Vegas.
MÁS DE 35.000 FIRMAS PARA CONVOCAR UNA CONSULTA
Según los estatus de Podemos, aprobados en la asamblea constituyente que el partido celebró en otoño en Vistalegre, la dirección está obligada a celebrar una consulta ciudadana si ésta es avalada, en un plazo máximo de 3 meses, por el 20% de los círculos o por el 10% del censo de inscritos, que en estos momentos es, según el partido, de unas 350.000 personas. Es decir, necesitarían recabar unas 35.000 firmas.
Esta iniciativa se suma a las resoluciones ya aprobadas por las direcciones regionales de Podemos en Baleares, Aragón, País Vasco, Madrid y Asturias, con las que pedían al Consejo Ciudadano Estatal que corrija el reglamento para encontrar una fórmula que respete más la territorialidad, e incluso paralice el proceso hasta septiembre, tal y como solicitaba Aragón.
A pesar del creciente apoyo a esta corriente crítica, el secretario general, Pablo Iglesias, ya descartó este lunes la posibilidad de llevar a cabo cualquier cambio en el reglamento. "La hoja de ruta está trazada, con el aval fundamental del Consejo Ciudadano Estatal, que contó con un enrome apoyo. Seguimos con nuestra hoja de ruta", afirmó durante la rueda de prensa que ofreció tras la reunión de la Ejecutiva.
Por su parte, los crítico lamentaron la negativa de la dirección a modificar el reglamento y a convocar una consulta para someter el reglamento a las bases. "Enrocarse en un método que en su momento pareció bien pero que tiene bastantes fallos sería un error", aseguró en declaraciones a Europa Press el miembro del Consejo Ciudadano de Madrid, Diego Pacheco, y uno de los impulsores de esta iniciativa.