Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Domènech dice que Errejón se siente "un poco mal" por el cese de Pascual

El portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, ha relatado este viernes que habló con el 'número dos' de Podemos, Íñigo Errejón, después del cese de Sergio Pascual como secretario de Organización, y que por lo que pudo ver se sentía "un poco mal" por ese cese pero "trabajando y "en ningún caso bloqueado por eso".

En declaraciones a la Ser recogidas por Europa Press, ha explicado que "Sergio es una persona cercana a Íñigo" y por eso Errejón "en ese sentido se sentía un poco mal". No obstante, ha añadido que no hablaron de eso en concreto y ha subrayado que Errejón es una persona con mucha responsabilidad en un proyecto muy grande y le vio dedicado a ella.
Domènech ha insistido en la tesis defendida estos días por otros colaboradores del líder de Podemos, Pablo Iglesias , ciñendo la crisis a una cuestión de organización de la formación, independiente de la orientación política o la estrategia en las negociaciones para formar gobierno.
El "núcleo" del problema, ha dicho, no está en Podemos, sino en el hecho de que el líder del PSOE haya decidido pactar con Ciudadanos, incluso "agudizar" su pacto después de que fuese derrotado en el Congreso.
Por otro lado, Domènech ha valorado positivamente que tanto el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, como el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, que se reúnen hoy, ejerzan su responsabilidad institucional al margen de sus respectivos "proyectos políticos".
No obstante, ha expresado su deseo de que el Gobierno muestre la misma "responsabilidad institucional" con el Congreso y acceda a ser controlado por él. A su juicio, al margen de que no sea este Congreso el que otorgó su confianza al Ejecutivo, "hay una responsabilidad que tiene que ver con la misma división de poderes de la democracia".
Y ha admitido que si el Gobierno "se declara en rebeldía" los caminos para resolver el conflicto "son los que son", es decir, que tendrá que dirimirlo el Tribunal Constitucional.